domingo, 1 de julio de 2012

43. Dulce Soledad

 

Me perdono a mí mismo el haberme permitido y aceptado buscar la soledad como tranquilidad

Me perdono a mí mismo el haberme permitido y aceptado asociar la soledad como paz mental

Me perdono a mí mismo el haberme permitido pensar que únicamente puedo estar tranquilo si estoy solo en casa

Me perdono a mí mismo el haberme permitido creer que es normal no querer socializar con la gente y con ello, asegurarme de defender mi idea de ser una persona ‘tranquila’ donde tranquila = evitar conflictos al socializar con otros

Me perdono a mí mismo el haberme permitido y aceptado detener todo deseo de ‘salir al mundo’ al pensar en los peligros, en el transborde de punto a punto, en el tener que esperar, que coexistir con grandes cantidades de personas en el transporte.

Me perdono a mí mismo por haberme permitido y aceptado amedrentarme con memorias asfixiantes del transporte público, con cientos de personas a mi alrededor, sin aire acondicionado y un calor infernal.

Me perdono a mí mismo el haberme permitido y aceptado únicamente sentirme ‘a gusto’ cuando no tengo persona alguna a mi alrededor.

Me doy cuenta de que inconscientemente estoy evitando tener que abandonar mi soledad que se ha vuelto algo comfortable para mí, utilizando pretextos de inseguridad para no tener que salir más allá de 3 kilómetros cuadrados de mi vida.

Me perdono a mí mismo el haberme permitido antes existir en ‘miedo a la soledad’ y ahora desear la soledad en todo momento, donde el estar en la casa totalmente sola me produce una leve experiencia de satisfacción y ‘libertad’

En y cuando me vea añadiendo una sensación de ‘tranquilidad’ cuando todo está en silencio y la casa está sola, me detengo y respiro. Me doy cuenta de que es por esta asociación que cada vez que alguien llega/ está, no estoy totalmente ‘aquí’ puesto que aún dejo que la presencia de otros me afecte e inunde de una manera casi ‘imperceptible,’ pero sí es motivo de mis movimientos alrededor de la casa.

En y cuando me limite para cantar por el hecho de que está alguien en la casa, me detengo y respiro – me dirijo a seguir cantando y expresándome sin limitación a un ‘dirán que qué me ha pasado/ que he perdido la compostura,’ lo cual indica que estoy ‘comportándome’ con respecto a cómo quiero ser vista por otros.

Me perdono a mí mismo el haberme permitido y aceptado creer que sólo puedo estar con las personas por un ‘rato’ y después me hastían, lo cual implica que el punto a trabajar es mi propia aceptación hacia mí mismo donde tal hastío e irritabilidad en la presencia de otro indica mi propio chat mental donde todas las asociaciones a ‘estar solo’ son experimentadas como algo positivo, algo que busco y que disfruto más que estando en compañía de otros.

Me perdono a mí mismo el haberme permitido y aceptado temer que estar solo se ha tornado en mi ‘segunda piel,’ sin darme cuenta de que el ‘estar solo’ es una idea en mi mente, ya que nunca en realidad estoy ‘solo’ y que la idea de cambiar mi personalidad y estancia en y como mí mismo de acuerdo a estar sola o acompañada en casa es debido a la manía de querer poder ‘controlar’ mi entorno, tener el espacio ‘sólo para mí’ de manera egoísta, todo en nombre del silencio en el cual me he regocijado sin darme cuenta de la tendencia a aislarme que estoy viviendo ahora.

Me perdono a mí mismo el haberme permitido y aceptado creer que está bien sentirse más ‘holgado’ con uno miso cuando estamos solos, sin darme cuenta que ello implica que la presencia de otro ser en casa me produce una ‘restricción’ a nivel mental, sin darme cuenta que ello proviene desde las memorias primeras de querer ser dejada sola en casa y que siempre era algo que era casi imposible sucediera, ya que siempre estuvo el ‘miedo de dejarme sola en casa’ cuando era niña. Así que cada vez que todos se iban de casa, yo disfrutaba de tal soledad hasta el momento en el cual todos regresaban y de nuevo permanecía en casa, en la espera de que todos volvieran a irse para poder regresar a mi estado de ‘felicidad’ por estar sola en casa.

Me perdono a mí mismo el haberme permitido y aceptado identificar el estar sola en casa como un sinónimo de libertad.

Me perdono a mí mismo el haberme permitido y aceptado creer que mi deseo de estar sola es algo normal para un ser humano, sin darme cuenta cómo se que es algo que realmente sigue controlando mi día a día, donde espero pacientemente que todos se vayan y poder ‘disfrutar’ de estar sola, sin darme cuenta que esto es meramente psicológico puesto que no cambio una sola cosa de hacer algo cuando hay más personas en casa en comparación a cuando estoy sola.

Me perdono a mí misma el haberme permitido y aceptado justificar mi soledad como parte de una personalidad denominada ‘tranquila,’ y utilizar siempre cuando me preguntan por qué no salgo a ‘socializar:’ soy una persona tranquila y con ello justificar el hecho de que en realidad prefiero no estar en compañía de otras personas.

Me doy cuenta de que todo esto existe como mera idea y barrera mental, porque en realidad cuando tengo la oportunidad de platicar/ conversar con alguien, lo disfruto mucho. Todo es cuestión de ver cómo es que en mi propia mente genero este eterno ‘conflicto’ de manera muy pero muy sutil, de estar siempre a la espera de que todo esté tranquilo = en silencio y vacío en casa para estar ‘tranquila’ que es en la posesión de mi personalidad de ‘nada me perturba, el espacio es mío’ – sin darme cuenta que esto es una mera percepción para validar el sentirme bien cada vez que estoy sola, sin darme cuenta que ningún hombre es una isla y que como tal, estamos aquí para establecernos como uno e iguales sin importar si estamos solos o acompañados: este proceso es del individuo para sí mismo = todo cuanto yo camine como mi proceso es una oportunidad de establecer relaciones de igualdad con todos, sin importar mi pasado con tales personas.

Me doy cuenta de que este deseo de soledad es un mecanismo para mantenerme ocupado mentalmente, ya que busco constantemente querer estar sola en la idea de que es así como ‘nada ni nadie me molestará,’ a menos de que yo deliberadamente busque la interacción.

Me perdono a mí misma el haberme permitido y aceptar juzgar a las personas en un café, platicando y ‘pasándola bien, lo cual es un mecanismo de defensa para poder hacerme creer como ‘superior a eso,’ como si ya lo hubiese superado, sin darme cuenta de que al reaccionar es porque estoy en realidad ocultando el desear secretamente estar en un café conversando con otras personas, tal como los ‘viejos tiempos.’ Sin embargo me doy cuenta de que ello sería posible de tener la apertura para hacerlo, pero el tiempo es siempre otra excusa para no hacerlo….

Y esto tendrá que continuar para establecer el tiempo como punto de perdón a uno mismo.

En y cuando me vea secretamente juzgando personas por estar sentados en un café me detengo y respiro, me doy cuenta de que en realidad quisiera estar ahí y que experimento siempre el mismo proceso de querer ir a un lugar, pero a la vez poner el tiempo y pérdida de dinero como excusa, donde termino siempre haciéndome creer que no lo necesito, que puedo vivir todos los días como si fuera el mismo día = no diferenciar con base a mis deseos ocupaciones, lo cual es más bien autoritario de mí para mí misma – me permito y acepto ser más flexible conmigo misma y tampoco comprometerme a ‘ahora salir,’ sino simplemente en y cuando el momento emerja, tener la disposición para hacerlo, sin juicios acallados.

 

Desteni

Desteni Español

Foro en Español 

arbol desolado

martes, 19 de junio de 2012

42. La Vida es Insípida

Me perdono a mí mismo el haberme permitido y aceptado creer, pensar y percibir que la vida sin emociones y sentimientos es insípida.

Me perdono a mí mismo el no haberme permitido y aceptado entender que realmente siempre he sido adicto a las experiencias como vida, donde todo cuanto hago y he buscado en mi vida son experiencias como sinónimo de vida, sin darme cuenta que todo este mundo camina al revés y que toda experiencia es en realidad delegar mi propia dirección a un sistema de conciencia de mente que es en lo que me he aceptado y permitido convertirme al buscar energía para mantenerme vivo como la mente, y nunca como la vida en realidad.

Me perdono a mí mismo el haberme permitido y aceptado creer que mi vida se podía medir de acuerdo a la cantidad de experiencias, memorias y relaciones que formara en mi vida, sin darme cuenta que la existencia de relaciones está basada en un punto de separación mediante la identificación de algunos aspectos definidos/ limitados por la misma mente, donde quien soy realmente como la vida es relegado a un ‘segundo plano’ donde utilizo únicamente mi cuerpo físico como vehículo para generarme experiencias mentales, en lugar de darme cuenta de que lo que realmente soy es la Fisicalidad de mi cuerpo y que el pensar, sentir y experimentar emociones es en realidad consumir mi propio cuerpo/ esencia de vida como combustible para generarme un ‘sabor’ en mi vida como una experiencia.

Me perdono a mí mismo el haberme permitido y aceptado buscar un ‘sabor’ a mi vida mediante emociones, relaciones y experiencias energéticas – negativas o positivas – para mantenerme en un constante ‘estado anímico,’ donde reduzco mi existencia/ mi ser aquí a un ‘me siento’ / ‘pienso que’ / ‘deseo’ y con ello indicar que estoy existiendo como la mente que siempre busca un ‘algo’ para satisfacerse como sistema de energía, sin darme cuenta que en todo momento que ‘cedo’ participar en mi mente, estoy deliberadamente siendo negligente hacia mi propia vida, mi propio cuerpo físico que relego a un fondo que doy por sentado ‘siempre existirá ahí’ mientras busco mis experiencias, lo cual es precisamente lo que hemos hecho con respecto a todo nuestro mundo, donde lo único que hemos alabado y valorado es la energía en forma de dinero/ experiencias/ conocimiento como algo superior, ya que es mediante las experiencias que hemos impreso a las palabras que nos hemos separado de quienes somos como la palabra viva, porque en lugar de expresarlas como uno mismo, las usamos para buscar/ conseguir/ obtener una experiencia mental a través de ella.

Me perdono a mí mismo el haberme permitido y aceptado deliberadamente ignorar que el ‘sabor’ de mi vida es en realidad el abuso que permití existiera dentro de mí en la forma de pensamientos, emociones y sentimientos que busqué experimentar como sinónimo de ‘vivir/ estar vivo’ sin nunca antes haberme dado cuenta cómo es que en este proceso de búsqueda de mí mismo en un punto exterior a mí, me separé aún más de quien soy como cuerpo físico que respira y que existe aquí, sin tener que pensar, sentir o buscar una ‘verdad’ para existir.

Reconozco y me doy cuenta que la realidad de mi cuerpo físico es lo que soy, y que únicamente he definido ‘vivir’ como ‘experimentar emociones, sentimientos, pensar, desear, buscar, etc.’ Como forma de mantener a mi mente en la dirección y ocupación total de mi ser- por ende vero que este proceso es parar mi participación en tales experiencias mentales y devolverme a mí mismo a la Tierra, donde cada respiro que tomo es un proceso de concientización y toma de responsabilidad de nuestra actual co-creación a nivel mundial, donde la solución a la vida está y existe a un respiro de distancia de momento a momento para ser y vivir la corrección necesaria para vivir.

Me comprometo a darme a mí mismo de vuelta la vida que usé, desperdicié y abusé en la búsqueda de experiencias como ‘memorias,’ como un ‘sazón’ a mi vida debido a ser enseñado desde pequeño a buscar la satisfacción de mis sentidos en todo momento, generándome como un adicto al estímulo de los sentidos para generar experiencias, sin darme cuenta que todo este mundo estaba realmente funcionando como tal, la Tierra de los Zombis – y que es ahora que estamos dándonos cuenta de nuestra realidad que podemos ver la falacia de las experiencias que tienen un principio y un fin, en lugar de dedicarnos a ver cómo es que es posible vivir físicamente en nuestros cuerpos sin tener que constantemente buscar, querer crear, pensar, sentir y desear algo en separación de uno mismo.

Me comprometo a exponer de qué manera el vocabulario ha apoyado a la creación de la separación de uno mismo, donde algo ‘insípido’ es aquello que realmente implica la simpleza de existencia – sin embargo la palabra implica que ‘le falta sabor/ sazón’ y a eso es lo que he denominado antes como ‘experiencia,’ y que ahora entiendo que tal experiencia es meramente mental = una falacia. Así que me comprometo a comenzar a ver quién soy con respecto a las palabras que uso, en qué momento las uso, quién está en mi presencia y así al escribirlo, poder caminar un proceso de total re-conocimiento de quienes somos como uno mismo e iguales a la vida.

 

Me comprometo a caminar el proceso de escribir, perdón a uno mismo y acción correctiva y así, exponer qué tan adictos hemos sido a existir como la mente y no como la simpleza de vida en cada respiro – momento a momento – y con ello entender cómo es que existimos en un sistema de consumo despiadado donde cada deseo, cada ‘antojo’ es parte de mi propio ‘mantenimiento de mente’ como parte de mantenerme ocupado en el deseo y necesidad generada por la mente, lo cual es aquello que debo parar para poder realmente comenzar a redefinir qué es vivir en y como el respiro de vida.

 

Desteni

Desteni Español

Foro en Español

 

PIC_0086

domingo, 17 de junio de 2012

41. El Enemigo Invisible

Me perdono a mí mismo el haberme permitido y aceptarme irritarme por los hábitos y costumbres de otro, sin darme cuenta de que tales hábitos y costumbres debo explorarlos primero dentro de mí mismo y parar así el juicio hacia otros como manera de permanecer en continuo estado de ‘yo estoy bien’ donde creo, pienso y ‘siento’ que cuanto hago y digo está bien/ es lo correcto y lo que otros hacen está mal/ incorrecto.

Me perdono a mí mismo por haberme permitido y aceptado pensar lo que creo/ pienso/ siento que ‘otros piensan de mí’ donde creo un juego dentro de mi mente sobre lo que imagino otros piensan/ creen/ sienten acerca de mí y aceptar que tales pensamientos afecten ‘quien soy’ hacia tales personas, donde al verlos cargo toda la memoria de todos los juicios que creo, pienso y escucho dicen ‘sobre mí,’ dirigiéndome con una predisposición a estar a la defensiva, juzgarlos de vuelta en todo momento, en lugar de respirar, darme un momento para parar el chat mental y entonces poder dirigirme como uno e igual al momento físico hacia otra persona donde no permito ya que lo que he asumido acerca de cuanto creo, pienso y siento piensan sobre mí, lo cual es únicamente creado por mi mente para jugar el mismo juego que creo que ese ‘otro’ está jugando/ incitándome a participar en la interacción del día a día.

Me perdono a mí mismo el haberme permitido y aceptado jugar juegos de la mente donde mantengo una fricción constante con otros en mi realidad donde estoy pensando constantemente que todo cuanto hacen es en relación a mí, para ‘molestarme’ deliberadamente - sin darme cuenta que el único que se molesta soy yo mismo al ser partícipe de tales pensamientos que yo mismo creo en mi propia mente, que les doy seguimiento y toda mi atención en lugar de parar, respirar y darme cuenta que participar en tales pensamientos únicamente me separa más de estar aquí, momento a momento, respirando en el cuerpo físico donde reconozco que coexisto con otros seres y que toda forma de rivalidad y ‘juego de poder’ existe únicamente en mi propia mente de la cual ahora tomo responsabilidad de para entender que soy yo únicamente el creador de mi propio problema/ situación y que al yo parar mi participación en el = la situación dejará de existir porque yo la he creado y alimentado a través del tiempo en mi propia mente.

Me perdono a mí mismo el haberme permitido y aceptado creer que participar en juegos de poder dentro de la mente con otras personas al grado de creer que todo cuanto hacen se relaciona con respecto a querer joderme la existencia, es en realidad creado y alimentado por mí mismo, como una conspiración donde creo que ‘todos están en mi contra,’ sin darme cuenta que tal conclusión está basada en mi propio chat mental donde he acumulado pensamientos, experiencias y más puntos que he asumido son con respecto a mí, donde comienzo a ver enemigos en todo y a todo, pensando que todo el mundo está viéndome mal, esperando a que cometa un error, queriéndome molestar deliberadamente sin entender que únicamente tal abuso y ‘molestia’ puede existir si yo permito y acepto que mis pensamientos, que palabras de otros y mis demás conclusiones mentales – enjuagues cerebrales para parecer la víctima del juego – son creadas por mí mismo y que está en mí el establecer el punto de responsabilidad con respecto a mis propios pensamientos, escribirlos, caminarlos mediante el perdón a uno mismo donde me doy cuenta de que cada punto que asumí con respecto a otros es en realidad sobre mí mismo y que todo juego mental de poder, ha sido alimentado de ‘poder’ por mi propia participación en la mente a lo largo de tiempo y espacio, formando ‘quien soy’ con respecto a ciertas personas en mi mundo y al mundo en general, de lo cual ahora me doy cuenta que soy totalmente responsable de, al haber sido yo el partícipe dentro de la existencia de tal rivalidad a nivel mental, de ver enemigos en todo momento y de estar en sí creándome a mí mismo como mi propio enemigo ya que todo ha sido únicamente creado en mi propia mente.

Me perdono a mí mismo el haberme permitido y aceptado seguir un juego de rivalidad al grado de dejar de hablarle a la persona por años por completo, donde pensamientos como ‘esa persona me tiene envidia, está celoso de mí, quiere tener mi vida, quiere ser como yo, busca desbancarme’ fueron pensamientos constantes a lo largo de un tiempo donde al yo alimentar tales pensamientos de rivalidad y competencia dentro de mí, la competencia se hizo real porque yo la permití y acepté como chat mental dentro de mí. Por ende, teniendo que enfrentar las consecuencias de separarme de otro debido al haber asumido que tal persona estaba buscando toda oportunidad para herirme, para hacerme menos, para molestarme, para evidenciarme de una forma u otra – en ello me doy cuenta que fue la razón en mi propia mente por la cual toda acción que tal persona llevó a cabo en mi presencia, la vería como ‘en contra mía’ específicamente, ya que así me programé y así creé la idea de tal persona dentro de mí mismo.

Veo y comprendo que yo mismo formulé y creé mis propios enemigos en la mente, donde únicamente creé separación de otro debido a los pensamientos, emociones y demás creencias que generé sobre tal persona y el asumir ‘quién soy’ para tal persona que es el haberme reducido únicamente a ser una personalidad que tiene puntos ‘a favor’ y puntos ‘en contral’ para perpetuar la competencia, la rivalidad y el deseo de mantenerme como el ‘ganador’ que es la idea de mí mismo que he perpetuado en todo momento sin darme cuenta, ya que siempre he pensado que ‘yo tengo la razón/ yo estoy bien y todos los demás están mal’

Me perdono a mí mismo el haberme permitido y aceptado generar un estado de completa posesión mental con respecto a la simple presencia en mi realidad de tal persona en mi día a día donde me consumí a mí mismo en una rabia silenciosa, una lucha interna donde únicamente era yo contra mi propia mente y contra todo pensamiento que asumía era lo que la otra persona estaba pensando de mí y deliberadamente creando para ‘hacerme reaccionar/ molestarme’ sin darme cuenta que todo este juego de rivalidad fue creado por mí mismo - lo cual únicamente me llevó a distanciarme de tal persona por años hasta una eventual reconciliación de la cual reconozco no todos los puntos fueron expuestos ya que aún tenía la idea de que ‘yo estaba bien’ y la otra persona estaba deliberadamente queriendo ‘ganarme/ ser más que yo,’ lo cual ahora veo y comprendo fue parte de mi propia participación prolongada en tal chat mental hacia esa persona en específico el cual llegué a creer como ‘real’ – es decir, que tal persona en realidad estaba únicamente buscando molestarme, ganarme con base a tener envidia sobre mi vida, querer lo que yo tengo, ser lo que yo soy donde simplemente todo ello fueron puntos que yo asumí sin tomar responsabilidad por pararlo y dejar de participar en tal chat mental para ver quien soy como uno e igual en el momento de interacción física con tal persona si es que me mantengo en total respiro momento a momento, lo cual implica parar toda forma de continuación en el juego de competencia, rivalidad y deseo de ‘ganar’ sobre un aparente ‘oponente’ que yo mismo he creado y manufacturado con mi chat mental en la mente.

Me perdono a mí mismo el haberme permitido y aceptado creer que toda acción de tal persona estaba dirigida hacia ‘mí’ únicamente y que su propósito era deliberadamente hacerme enojar, desesperarme y verme reaccionar con algún berrinche emocional lo cual nunca me di cuenta que al yo permitir una simple reacción = estaba aceptando el juego como real, sin darme cuenta que en todo momento que un conflicto y fricción existe, no puede ser generado por uno mismo únicamente sino que existen 2 ‘yo’ para crearlo – ya sea yo con mi propia mente, creando tales historias y juicios para generarme un conflicto que he asumido como ‘real’ en todo momento – o yo con otro individuo donde he externalizado una lucha/ conflicto de palabras donde al yo externar mi reacción hacia las palabras de otro = soy parte del juego, lo cual indica que yo soy el único que puede parar la participación en tal juego al estar consciente de que únicamente puedo reaccionar si existo en definición de quien soy como la mente.

Me perdono a mí mismo el haberme permitido y aceptado identificarme con ideas, creencias, juicios de valor y cualquier otra definición creada en mi propia mente como ‘quien soy’ donde al recibir un aparente ‘ataque’ sobre tal punto de definición de mí mismo, reacciono por simple predictibilidad en la cual existo cada vez que me permito y acepto verme únicamente como una serie de patrones y experiencias de mente, hábitos y características como mi ego, mi personalidad que he creído es lo único que soy, sin darme cuenta que es en sí la reacción que genero con base a tal punto de identificación de mí mismo como la mente donde estoy dando total permiso a ser mi mente la que dirija todo el momento con la finalidad de crear un punto de conflicto en lo cual yo me mantenga ‘ocupado en la mente’ y nunca haber considerado parar tal participación porque creía que ‘yo estaba bien y el mundo estaba mal,’ lo cual implica total ego que siempre buscará ganar, estar bien, ser vencedor en todo momento.

Me perdono a mí mismo por haberme arruinado la relación con las personas en todo momento que acepté asumir pensamientos, ideas sobre ‘cómo me ven’ donde yo mismo formulé mis propios enemigos, creyendo que en todo momento estaban buscando y esperando que yo cayera para poder burlarse al respecto y sentirse bien consigo mismos, viéndome a mí mismo como la víctima de tal proceso, sin darme cuenta que en realidad todo ello fue creado por mí mismo, buscando únicamente hacerme ‘sentir bien’ cuando me veía como el ‘afectado’ en tal juego, y a la vez sentirme agobiado por tal juego de rivalidad sin darme cuenta que todo comenzó en mi propia mente y en mi propia aceptación de haber externalizado tal juego como algo ‘real’ en mi realidad.

Me perdono a mí mismo el haberme aceptado y permitido negarme a ver que todo juego de rivalidad únicamente ha existido dentro de mi propia mente, ya que únicamente mi ego puede competir con otra mente – los cuerpos físicos humanos coexisten, más no ‘pelean’ por un territorio, una posición en sí mismos ya que cada uno tiene su espacio en la realidad, lo cual hace a toda forma de rivalidad únicamente un juego de egos en lo cual me doy cuanta parando los pensamientos acerca de tal juego es la forma en la que toda rivalidad y enemistad puede parar.

Me perdono a mí mismo el haberme permitido y aceptado ver al mundo entero como mi enemigo, donde veía personas y en lugar de ver cuerpos físicos de carne y hueso como yo mismo, veía enemigos, ‘malas caras,’ y potenciales agresores ya que todo me parecía estar ‘en contra mío,’ sin darme cuenta que yo fui el único que generó tales patrones de pensamiento dentro de mí mismo y que Nunca fueron en realidad ‘reales,’ ya que toda forma de juicio corresponde a mi propia participación en la mente de los individuos como una mente que está diseñada para generar conflictos y así, permanecer ‘viva’ y alimentándose de la energía generada por mí mismo en mis propios conflictos internos conmigo y mi propia mente.

Me perdono a mí mismo el haberme permitido y aceptado ignorar en todo momento las consecuencias físicas de mi participación en esta constante ‘guerra mental’ donde todo momento que me he permitido reaccionar a las palabras, gestos, ruidos y acciones de otros – o total silencio de otros – como acciones deliberadas para fastidiarme, hacerme enojar y molestarme – o ser indiferentes – lo cual es y ha sido únicamente mi propia definición y juicio hacia otros como forma de crearme un enemigo/ un punto de fricción para mantener a la mente ‘viva’/ activa como forma de permanecer en total esclavitud de mis propios pensamientos, de todo juicio y chat mental que me permití generar con respecto a otros y asumir lo que ‘otros pensaban de mí’ sin darme cuenta de cuánto ignoré mi propio cuerpo físico en todo momento que me permití tal posesión mental de pensamientos, reacciones como emociones ‘en contra de otro,’ sin darme cuenta que el único que recibe las consecuencias y efectos de tal participación mental soy yo mismo.

Me perdono a mí mismo el haberme permitido y aceptado denígrame a mí mismo como vida en todo momento que participo en la mente, en proyectar mis propias ideas, juiciso y creencias sobre otro donde me he empeñado a creer que ‘otros están en mi contra,’ sin darme cuenta que tal creencia únicamente puede existir si yo me he separado inicialmente de otros creyendo que hay algo de mí que pueda tener un ‘contrincante’ o un ‘rival’, lo cual me indica que existo como un ego que se define a sí mismo con ciertas características y que al momento de ser ‘rivalizado’ implica que tales características que ‘creo ser’ están siendo ‘retadas’ y con ello toda reacción implica que yo soy responsable de haberme definido como tal ego/ personalidad que puede ser molestado, herido, violentado por palabras, acciones y pensamientos provenientes de ‘otras mentes’ de individuos que igualmente existen dentro del mismo mecanismo de buscar siempre ganar, estar a la defensiva y crear conflicto con el único propósito de mantenernos ocupado en la separación de la mente y no enfocarnos a ser el cuerpo físico que respira, existe y se dirige a sí mismo en sentido común en todo momento, en lugar de ser ya una víctima de palabras, pensamientos, juicios, creencias como proyecciones de la mente de cada individuo, por lo cual entiendo y comprendo que mis propios pensamientos, creencias y demás puntos que he asumido sobre otro es todo aquello que debo perdonar en mí mismo, ya que reconozco que yo mismo fui el creador de ello y nadie más.

Me comprometo a parar todo chat mental con respecto a toda idea, juicio, creencia, emoción que emerja cuando veo a tal persona en mi realidad, ya que me doy cuenta de que las guerras en este mundo comienzan al grado de pensamiento y que todo conflicto que mantenga dentro de mí mismo hacia mí mismo como otras personas, es dar permiso a la guerra misma para existir, ya que el principio de la guerra es la separación de uno mismo – y lo que hago en todo conflicto y pelea en contra de otros, es aceptarme como separado de otros para poder así, rivalizarlos y buscar ‘ganar’ / vencer como forma de poder sobre otro, lo cual es absoluta separación inaceptable ya en este mundo.

Me comprometo a tomar responsabilidad de todo pensamiento que genere en presencia de otro individuo en mi realidad, donde utilice tales pensamientos para escribirlos, caminarlos a través del perdón a uno mismo y aplicar el proceso de aplicación correctiva donde me de a mí mismo una dirección práctica para parar los pensamientos hacia otros y dirigirme a continuar la participación con otros en mi realidad de manera física únicamente, donde en lugar de mantener un conflicto interno, respiro y me dirijo a escuchar y hablar con otros como una comunicación donde me asegure de que todo pensamiento sea considerado como un punto a personar para eventualmente poder comunicarme con otro estando en silencio dentro de mí, lo cual podré ver y entender una vez que haya caminado el proceso de aplicación correctiva a través del tiempo y de caminar en experiencias reales de mi vida diaria, donde el nuevo patrón de vida de parar todo juicio sea mi guía para vivir, para comenzar a establecer el Sentido Común como principio de vida: siempre existir, actuar, pensar y hacer lo que es mejor para todo.

En ello me doy cuenta de que está en mi parar mi propia rivalidad y enemistad con mi propia mente como mis propios pensamientos – con ello entiendo y comprendo que únicamente a través de establecer mi propia comunicación conmigo mismo, conocerme a detalle mediante el escribir, el perdonarse a uno mismo y caminar el proceso de aplicación correctiva podré establecerme como el principio director de mí mismo donde dirección de mí mismo implica tomar responsabilidad de todo pensamiento, palabra y acción que permita existan en y como yo mismo en consideración de lo que es mejor para todos como uno mismo, entendiendo que toda guerra, toda rivalidad comienza por uno mismo –

Me doy cuenta de que en igualdad las guerras simplemente no pueden existir – y que es a través de promover el sentido común que es dar a otros lo que queremos recibir de otros en igualdad y ser aplicado/ vivido por cada ser humano lo que es en realidad un cambio potencial en cada ser humano para y hacia la totalidad del mundo.

Me comprometo a caminar conmigo mismo este proceso donde dejo de alimentar el constante ir y venir y flujo de reacciones hacia otros como pensamientos en mi mente secreta, para entonces establecer como individuo que está dispuesto a Vivir y no y alimentar con mi propia participación los juegos de fricción de la mente que son los quehan mantenido a la totalidad del planeta en continua pugna, competencia y rivalidad de poder.

Me comprometo a darme cuenta cómo es que el valor que hemos impuesto a nuestro propio cuerpo es visible de acuerdo a las definiciones que he creado sobre quien soy, por ende me comprometo a ver quién soy como cada personalidad que se ‘presenta’ con cada persona en mi realidad, ya que entiendo y comprendo que es dentro de la familia, dentro de mis relaciones más cercanas donde existe la mejor oportunidad de establecerme como mi propio punto de dirección y con ello, de apreciación de lo que es realmente vivir y la consideración de la vida en igualdad en todo momento que respiro y me doy cuenta de que estoy aquí en lo físico y que toda pelea existe únicamente en mi mente.

Para mayor información y apoyo en este proceso:

Desteni

Desteni Español

Foro en Español

Desteni I Process 

 

scare

martes, 12 de junio de 2012

40. La Tele Atrofia, pero más Mi Mente

 

Me perdono a mí mismo el haberme permitido y aceptado creer que el entretenimiento tiene que tener forzosamente un punto de ‘doble sentido’ y ‘malicia’ para que ‘pegue’ y con ello, como espectador haber formado las nuevas condiciones de lo que es entretenimiento donde sexo, dinero y emociones como rivalidad y competencia son igualmente promovidos, a la par de promover sentimientos como amor, alegría y sueños de ‘riqueza instantánea’ que son promovidos en programas de televisión, novelas, comerciales, noticieros y toda clase de información que ha estado basada únicamente para seguir apoyando al mismo sistema de conflicto, de competencia, de polarización, de ‘malos entendidos’ ya que esto se ha convertido en lugar de ser un espacio informativo para mejorar a la comunidad/ sociedad, en un circo de entretenimiento en lo cual todo respecto e integridad humana son literalmente inexistentes.

Me perdono a mí mismo el haberme permitido y aceptado educarme con la televisión, con los medios, con la alarma, con los noticieros que generan atención exponiendo casos sin tener Nunca una postura de integridad humana que promueva soluciones, sino que únicamente se limitan a ‘informar’ y que esto lo he aceptado como una debida ‘imparcialidad’ y hasta denominarla como ‘transparencia informativa’ donde no se toman una postura decidida por crear conflictos con los intereses que mantienen en pie toda la industria de radio/ televisión y con ello, ahora entiendo que nunca podría ver una real propuesta de cambio en tv / medio de comunicación pagado, ya que SIEMPRE los intereses serán antepuestos a la Vida misa.

Me perdono a mí mismo el haberme permitido y aceptado la explicación de mis padres de que son medios pagados por las corporaciones y que deben ‘acatar sus órdenes’ para filtrar información y no decir ‘toda la verdad,’ y con ello únicamente sentirme ‘menos que la industria de la televisión e información,’ creándome entonces como ‘lo opuesto’ a ello y negando su existencia totalmente, al grado de no ver televisión nacional en lo absoluto, lo cual me ha hecho un gran ‘hueco’ en consideración de qué es lo que millones de personas en este país están siendo alimentados de día a día al ver cualesquiera de los programas de televisión nacional – y también internacional, ya que no es únicamente este país el único con industria de radio y televisión fundada por corporaciones y personas de la ‘élite,’ por tanto, reconozco que el alejarme de los medios nacionales es evadir mi realidad.

Me perdono a mí mismo el haberme permitido y aceptado asquearme de cualquier programa que tenga que ver con entretenimiento nacional, habiéndome dedicado a verbalmente vomitarlo y generarme una experiencia interna de total insatisfacción y enojo, sin darme cuenta primero cómo es que al reaccionar únicamente me convertí en una ferviente ‘anti-televisión nacional’ sin cuestionar que esto es lo que Millones de personas se alimentan de día a día – y que ello no es algo de nutrición como información relevante y de apoyo para la vida cotidiana, sino total chatarra informativa mental que embauca más a las personas a un ciclo vicioso de consumo, el cual es un proceso similar a cualquier otra adicción de droga, puesto que lo que genera tal ‘adicción’ al consumo, no es lo consumido únicamente, sino la constante necesidad de tener, consumir y engullir con el propósito de satisfacer tal ‘vacío’ que he creído tengo/ soy, como resultado de haber creído que todo cuanto me mostraba a la televisión como ser un ser miserable que requería una relación para existir era cierto.

Me perdono a mí mismo el haberme permitido y aceptado educarme a través de la televisión donde adquirí estándares del mundo americano desde que comencé a entender inglés y con ello, formar la gran parte de mi personalidad como un contexto que basé en los shows de televisión y canal de música en inglés como base de mi día a día, lo cual explica la razón por la cual la televisión nacional y programas nacional no formaron parte de mi vida – lo cual implica que fue muy elitista mi vida ya que la opción de ver tales canales que yo vi únicamente existe si tienes dinero para tener televisión de paga – y con ello, aseguré mi decisión de ‘no tener nada que ver con la televisión nacional’ como una forma de arraigado malinchismo que, posteriormente, traté de enmendar sin éxito alguno ya que me di cuenta que todas las culturas están igualmente cortadas por la misma tijera = igualmente impregnadas de la misma jodida naturaleza humana que hemos permitido y aceptado exista como un parásito a la vida misma, donde x ó y funcionan como iguales catalizadores para embaucarnos más y más en el embrutecimiento que cualquier forma de entretenimiento genera al ser ‘consumido’ sin la menor consciencia de uno mismo.

Reconozco que es posible ver entretenimiento y estar consciente de mí mismo, de mis pensamientos, de mi chat mental y reacciones y así, apoyarme a caminar este proceso para ver quién soy en relación a lo que consumo en la televisión, en los medios en todo momento – con ello aclarando que no es ‘negar’ a la televisión y satanizarla, sino utilizarla como un medio de referencia para ver qué está siendo alimentado a la población, cómo es que yo me relaciono con ello, cómo reacciono, qué es lo que ‘emerge’ dentro de mí al ver la televisión y así, apoyarme y asistirme en mi proceso para no permanecer en constante ‘pugna’ hacia los medios, sino darme cuenta y entender que aunque ‘YO’ no lo vea, existen Millones de personas que sí lo hacen y que es mi responsabilidad también entender cómo funciona para posteriormente, generar una nueva forma de informar, entretener y comunicar de una manera óptima en beneficio común, en la consideración y entendimiento del gran alcance y poder de ‘convocatoria’ que tales medios poseen, lo cual los hace unas grandes herramientas para promover el valor de la vida en y cuando el mundo ya no esté ensombrecido por los intereses sobre la vida dentro del Sistema Igualitario Monetario.

Me comprometo a mí mismo a parar toda reacción que usualmente genero hacia los ‘medios’ y en específico a los canales de televisión abierta para dejar de juzgar y en su lugar, ver qué es lo que me hace reaccionar: escribirlo, perdonarlo y caminar el proceso práctico para entender que también es parte de este mundo el ver cómo crearemos una nueva forma de hacer televisión y de informar en un mundo donde las noticias no sean ya un ‘show de entretenimiento para crear “ratings”’ sino que sean espacios de comunicación, interacción e información de beneficio común y en consideración de aquello que sea de real utilidad para los miembros de la comunidad/ sociedad.

 

Me comprometo a investigar cómo es que mi vida ha sido definitivamente influenciada por la televisión con la cual crecí como ‘fiel amiga’ por largas horas al día, justificándolo con la idea de ‘soy buena estudiante, no me afecta ver tele’ sin darme cuenta de que me estaba afectando en todos los demás aspectos no relativos al colegio y en ello, reconocer y abrir el hecho de que he sido una ‘víctima’ del televisor como influencia de gran peso en el proceso de  formación de mi ‘personalidad/ ego.’

 

Me comprometo a parar todo juicio que haya creado hacia las personas que ‘aún’ vean tales programas – en su lugar puedo entablar una comunicación y hacer ver que es mucho más ‘sano’ el establecer comunicación entre familias/ compañeros de casa/ cohabitantes en un espacio, en lugar de únicamente estar ‘viendo la tele’ como sustituto de real comunicación e interacción entre seres humanos.

Me comprometo a explicar y compartir con otras personas por qué es que veo que la televisión por ahora no es algo de apoyo para la sociedad y con ello, en lugar de enfurecerme de que alguien cercano a mí esté ‘viendo la tele,’ puea hacerles ver y entender mi actual observación hacia los medios y así compartir el sentido común de los cambios que son necesarios en nuestro mundo para asegurarnos de parar la creación del consumismo televisivo como la primera religión a niveles mundiales en la humanidad. Con ello, es darme cuenta que toda forma de queja puede ser transformada en un momento donde detengo toda reacción, respiro y me doy la oportunidad de establecer una comunicación real con otras personas y así, darme a mí mismo el espacio para compartir cuanto ahora veo y entiendo, hablándolo de manera ecuánime sin necesidad de alterarme al exponer tales puntos.

Me comprometo a crear un sistema de vida donde los medios no sean ya auspiciados por los mismos sectores de ganancia, ya que no podrá existir ya la ganancia como propósito para la creación de industrias / productos/ servicios y toda la mercadotecnia alrededor de ello, y así establecer una nueva forma de informar, entretener y recrear a la población/ comunidad de espectadores con material que sea útil y práctico sobre la Fisicalidad de la vida que somos, que ciertamente es todo un universo de conocimiento inexplorado hasta ahora.

 

Me comprometo a hacer saber y reconocer en mí el valor único que existe que es la vida y con ello, me comprometo a parar de participar innecesariamente en mi mente que es la que únicamente funciona para ser copartícipe e interactuar a nivel de emociones, sentimientos y demás reacciones mentales con respecto a la información consumida en los medios, sin darme cuenta que toda participación en mi mente desde la perspectiva de crear ‘experiencias’ en mí, es igualmente un cáncer en la existencia de mi propio cuerpo físico, done uso la sustancia de vida para únicamente transformarla en ‘energía’ para poder ‘sentir’  y creer que ‘estoy vivo’ al experimentar cualquier emoción y sentimiento, lo cual es parte del lavado de cerebro que había aceptado como ‘una realidad’ impulsada por los medios.

 

Desteni

Desteni Español

Foro en Español

Sistema Igualitario Monetario 

 

Me watching TV

viernes, 8 de junio de 2012

39. Justificación de Mis Deseos

Me perdono a mí mismo el haberme permitido y aceptado justificar mi bienestar con la posesión de dinero, donde creo que simplemente soy ‘afortunado’ de tener lo suficiente y más para vivir dignamente, sin darme cuenta que todo bienestar que esté por encima del bienestar de otros implica un punto de abuso y desigualdad.

 

Me perdono a mí mismo el haberme permitido y aceptado justificar mis deseos de ‘pasarla bien en la vida’ puesto que esto es lo que se me ha inculcado desde niño/a: buscar mi felicidad ‘cueste lo que cueste’ y con ello hacerme a la idea de que vivir es buscar mi ‘libertad’ y mi ‘felicidad,’ sin darme cuenta que tales conceptos sólo pueden ser experiencias que únicamente pueden ser compradas en este mundo.

 

Me perdono a mí mismo el haberme permitido y aceptado justificar mis deseos de ‘vivir’ y separarme de la vida misma como el respiro en cada momento, y crearla como experiencias que únicamente me son posibles si tengo suficiente dinero para perpetuar tal ‘vida’ como una cadena de sucesos, eventos, lugares, gente con la cual genero una relación en la mente como ‘felicidad’ y ‘diversión,’ sin darme cuenta que ello es únicamente la idea de ‘felicidad’ que puedo comprar si tengo suficiente dinero para hacerlo.

 

Me perdono a mí mismo el haberme permitido y aceptado justificar mi felicidad como un ‘sentido de vida’ y en ello creer que vivir es buscar, hallar, fuera de mí algún propósito y sentido que únicamente me es posible buscar cuando tengo suficiente comida en mi estómago, cuando tengo asegurado un lugar para vivir y los servicios básicos de vida no me hacen falta.

 

Me perdono a mí mismo el justificar desear la vida de los que ‘tienen más’ ya que ello me permite creer que es posible y ‘aceptable’ aspirar a ser rico/ tener todo el dinero posible, sin darme cuenta que con mis propios deseos de tenerlo todo para ‘ser feliz’ estoy en realidad directamente generando la pobreza y alimentando la ignorancia sobre la realidad del mundo donde las personas que mueren de hambre únicamente pueden aspirar a un saco de alimento que les pueda prolongar un poco más la vida – con ello me doy cuenta de que todos mis deseos han sido alimentados por el mismo contexto social que he alimentado con mi propio esfuerzo para vivir en una burbuja de ‘todo es posible si se tiene dinero,’ haciendo a un lado y cegándome deliberadamente de entender que soy y existo en el mismo mundo donde mientras yo me regocijo en mis ‘experiencias de mundo,’ existen personas que piden a gritos un poco de agua, alimento, servicios básicos de sanidad – ni siquiera ropa o calzado puesto que no han estado acostumbrados a tener tales ‘lujos’ y ello pone en gran perspectiva qué es lo que hemos auspiciado con nuestros propios deseos de ‘felicidad’ y ‘disfrutar’ mientras exista la capacidad de comprar experiencias en el mundo como símbolo de ser un individuo ‘libre y soberano.’

 

Me perdono a mí mismo el haberme permitido y aceptado desear experimentar ‘la vida’ a través de relaciones, posesiones, viajes, eventos, drogas, alcohol y todo aquello que indicara crearme una experiencia a nivel mental que pudiera denominar como ‘estar vivo’ y así, alimentar la total idea egoísta de ‘vivir’ para mi propio beneficio, comprar y consumir como sinónimo de libertad y felicidad, sin entender que en la satisfacción de tales deseos yace el combustible que mantiene el fuego prendido que está extinguiendo la vida en la Tierra.

 

Me perdono a mí mismo el haberme permitido y aceptado justificar la satisfacción de mis deseos porque ‘yo lo valgo,’ y en ello darme un valor con respecto a las ‘buenas acciones’ que haya hecho en la vida, todo con el punto de partida y afán de verme como un ‘bienhechor’ que puede después darse su recompensa ‘al gusto’ como parte de seguir la tradición de únicamente poder sentirme vivo si me doy a mí mismo la oportunidad de ‘vivir’ a través del derroche de dinero en aquello que me genere una experiencia de vida ‘satisfactoria,’ sin darme cuenta que tal idea/ concepto está basado, construido e ingeniado específicamente desde los primeros años de vida para ser el consumista perfecto que busque su felicidad a través de comprar, consumir y gastar todo para volver a formar parte de las filas de fuerza para mantener el sistema en pie.

 

Me perdono a mí mismo satisfacer mis deseos inmediatos en todo momento ya que lo justifico mentalmente como ‘lo merezco, lo valgo, trabajo duro para ello’ y con ello aceptar que la vida es una sucesión de satisfacciones garantizadas por un sistema donde mientras exista el dinero como ‘poder’ sobre la vida, podré seguir abusando a diestra y siniestra sin preguntarme si es que todo ser humano tiene la misma capacidad que yo tengo de decidir ‘darme un gusto’ y poder satisfacerlo inmediatamente.

 

Me perdono a mí mismo el permitirme y aceptarme ignorar el hecho de que si es posible para mí satisfacer mis deseos, necesidades inmediatas y más que eso, es entonces un punto que tendría que existir como posibilidad para todo ser humano – y que en el momento que veo que no es así en lo absoluto, debo entender que he estado viviendo en un paraíso mantenido a costa de otros que me son ‘invisibles’ y que sin embargo, hacen posible que mis ‘sueños se hagan realidad,’ generando y aportando la labor mal-pagada para fabricar, producir, extraer y transportar aquello que he asociado con ‘mi felicidad,’ lo cual es un producto, un servicio, una propiedad que implica la posesión y abuso de una u otra manera sobre la realidad – con ello me doy cuenta de que me es imposible clamar inocencia sobre la realidad, ya que en todo momento que he existido aquí, he existido dentro de un sistema que nunca ha considerado a la vida en igualdad, sino que únicamente ha promovido la creación de relaciones con sentimientos y emociones como la forma de mantener al mismo sistema de energía funcionando, siendo nosotros simples baterías sin entender por qué o para qué es que siempre buscamos experiencias como ‘vida.’

 

Me perdono a mí mismo el haberme permitido y aceptado aceptar mi búsqueda de felicidad y de sentido como algo natural al hombre – sin nunca analizar qué es aquello que estoy definiendo como ‘búsqueda de felicidad’ y ‘búsqueda de sentido’ en separación de mí mismo, lo cual únicamente implicaría conocimiento/ información, experiencias que eventualmente se desvanecen dejando un hueco que buscará satisfacerse nuevamente, manteniéndome así en el círculo nunca-completo de experiencias de vida hasta el momento de muerte donde únicamente podré confirmar que me consumí a mí mismo hasta morir.

 

Me perdono a mí mismo no haber aceptado y permitido ver que toda decisión sobre mi ‘satisfacción’ es en realidad resultado de un constante impulso de los medios, de la educación, de mis padres donde aprendí y acepté que satisfacer mis deseos es la ‘meta de mi vida,’ y con ello aceptar ser un consumidor hasta al muerte sin cuestionar en lo absoluto cómo existe el sistema y si es que funciona para todos de la misma manera – con ello únicamente haber perpetuado el interés propio que se tornó en el combustible necesario para perpetuar la ‘vida del sistema’ a través de la búsqueda y satisfacción constante de mis propios deseos, que he ligado a un sentido de libre albedrío, felicidad, libertad y ‘bienaventuranza’ como un privilegio ‘divino’ por aparentemente merecer una ‘buena vida’ por cualesquiera razones que ‘el creador’ me haya decidido otorgar.

 

Me perdono a mí mismo no haberme dado cuenta de que en realidad todas mis decisiones han sido reacciones a puntos de miedo y supervivencia, y que nunca he en realidad existido como un individuo que se dirige a sí mismo en igualdad, puesto que siempre he buscado obtener lo que me es presentado como producto, como experiencia, como ‘paquete de vida’ de acuerdo a lo que todos los demás seres humanos también han vivido y buscado como su punto de ‘felicidad’ en separación de sí mismos, sin darnos cuenta de que es a través de las experiencias que aprendemos ‘de otros’ para mantener generaciones enteras repitiendo los mismos actos e intentos de ‘felicidad’ sin cuestionarnos por qué es que tal estado idílico tarde o temprano tiene que acabarse, dejando nuevamente el ‘hueco’ existencial que nos llevó a buscar tal satisfacción de vida en primer lugar.

 

Me comprometo a mí mismo a parar de justificar mis deseos con todos los argumentos que he aprendido de mis padres, de mis coetáneos, de los medios que alaban mi capacidad de ‘ser libre’ y ‘ tener todo lo que yo quiera,’ ya que ello implica ser un fiel esclavo a un sistema de total abuso y negligencia hacia la vida.

 

Me comprometo a mí mismo a exponerme a mí mismo todo tipo de pensamiento, creencia y lógica que justifique mis deseos como algo ‘normal’ y ‘natural’ donde aparentemente es un ‘derecho humano’ el poder desear, y así en cuanto me vea a mí mismo justificando mis acciones – que sé no son en beneficio de todos como uno mismo e iguales – recordarme el ver si tal deseo es una posibilidad para todo ser humano por igual. Si veo que tal deseo es realizable en esta realidad para todos, me permito darme paso a experimentar tal deseo – si no es posible, me abstengo de seguir pensando y alimentando tal ilusión – me regreso a la Tierra a través de respirar y seguir caminando mi realidad para darme cuenta del grado de condicionamiento en el cual he existido que me he separado de la vida misma en una ‘búsqueda,’ e ignorar el mismo respiro de vida que me permite existir Aquí en lo Físico.

 

Desteni

Desteni Español

Foro en Español

Sistema Igualitario Monetario

miércoles, 6 de junio de 2012

38. Favoritismo ¿Con melón o con sandía?

 

Esta palabra tiene una resonancia específica en español ya que me remite a la infancia temprana donde las preguntas de los adultos hacia mí tenían que ver con externar una opinión sobre ¿cuál es mi color preferido? ¿cuál es mi caricatura favorita? ¿qué es lo que Más te gusta hacer? ¿a quién quieres más: a tu mamá o a tu papá? ¿Quién es tu mejor amiga? Y toda una plétora de preguntas en las que recuerdo siempre miraba hacia arriba tratando de decidir y buscar no ‘herir’ a nadie con mi decisión, pero a la vez ser ‘honesta’ para no mentir sobre mis preferencias – siempre me causó un malestar que parecía era algo inusual, puesto que tales preguntas parecen de lo más ‘común y corriente’ que puede haber como motivo para iniciar una conversación con un niño. Sin embargo, nunca nos preguntamos de qué manera es que tal decisión realmente nos pone entre la espada y la pared donde no queremos tomar una decisión que inevitablemente nos acerque a algo y nos separe del otro punto totalmente - ¿por qué es que hemos aceptado las preferencias, los favoritismos como algo ‘usual’ en nuestra vida? Acaso esto mismo no se torna en una militancia por tener que estar en pro de algo y en contra/ ser anti-lo otro y así, pasar la vida entera de ‘bando en bando’ y de polo a polo buscando nuestro ‘lugar en el mundo’ basado en las ideas que hemos acumulado a lo largo de nuestra vida sobre ‘lo que nos gusta/ lo que no nos gusta’ - lo que apoyamos, lo que es nuestro ‘favorito’ y así, por default estar en contra de o simplemente no ‘preferir’ todo aquello que queda fuera de lo ‘favorito.’

Pareciera algo inocente y casi como ‘juego de niños’ el hablar de este tópico – no lo es. Como entendemos ahora, nuestra mente recibe las primeras impresiones a nivel mental que definirán la forma en la que viviremos nuestra experiencias al paso de los años. Es en este tipo de preguntas ‘sencillas’ que comenzamos a forjarnos la idea de ‘quienes somos’ como pro y contra de algo/ alguien que nos define para crearnos amistades/ relaciones que sean ‘afines’ como el ego/ personalidad que cultivamos, defendemos y en todo caso en el pasado, morimos como tal idea fija de ‘quienes somos,’ casándonos con toda forma de creencia como un tatuaje indeleble en la piel.

Me perdono a mí mismo el haberme permitido y aceptado creer que preguntar y responder sobre preguntas en relación a aquello que es ‘mi favorito’ y aquello que ‘no me gusta’ no tendría relación alguna o trascendencia para comenzar a ver cómo me formé como individuo, sin darme cuenta de que es precisamente en ese momento de decidir, en la diatriba de tener que Pensar sobre ‘tener que elegir algo’ con fines de dar una respuesta a otro, donde ‘no se vale’ elegir a ambos/ varios puntos a considerar como ‘favorito’/ preferido, ya que esto indicaría que no tengo las suficientes agallas para decidir y ‘saber lo que quiero,’ lo cual es algo que posteriormente es reforzado en el sistema educativo al tener que haber elegido únicamente ‘una profesión’ y no tener una opción existente sobre una carrera multidisciplinaria, simplemente porque el sistema apoya la especialización y el enfoque a ‘un solo punto,’ ya que esto apoyar a mantener el control al separar todos los ámbitos de la realidad en sectores que no tienen comunicación entre sí, ya que de ser multidisciplinarios y estar en estrecha relación unos con otros, nos habría sido mucho más fácil entender por qué es necesario trabajar juntos para crear un sistema basado en la igualdad de vida.

Me perdono a mí mismo el haberme permitido y aceptado nunca antes haber expuesto la aflicción que me generaba el tener que ‘elegir’ algo/ alguien sobre otro algo/ alguien, ya que esto implicaba que algo tenía que tener ‘mayor valor/ ser más que’ otro – y en ello acordarme de cómo es que los valores matemáticos que tienen ‘mayor valor’ pueden comer a los de ‘menor valor’ – y así asociar el tener gran cantidad de dinero como la capacidad de ‘comer a otros,’ ya que las matemáticas y los valores que aprendí generaron la idea de que algo puede ser ‘mayor que’ y ‘menor que’ otro, sin entender necesariamente que existe contabilidad de puntos físicos y la valoración de la realidad de manera arbitraria y ficticia, tal como funciona ahora el sistema económico de valores que son implantados sobre la realidad para mantener una forma de control y escasez deliberada para forzar a unos hacer el trabajo de lo que otros que tienen ‘más dinero’ pueden pagar para que se haga por ellos.

Me perdono a mí mismo el haberme permitido y aceptado sentirme culpable cada vez que tenía que responder una pregunta sobre ‘quién es mi amiga favorita’ – queriendo siempre incluir a las amigas más cercanas que tenía, las cuales no eran solamente 1 – sin embargo, quien fuera que me preguntaba, parecía obtener una especie de regocijo de ponerme en tal diatriba y decisión, como si el infligir tal pregunta crucial pudiera definir mi vida en ese momento. Con esto me doy cuenta de que si bien proyecté tal ‘malicia’ sobre otros, me doy cuenta de que hemos aceptado y permitido nuestra vida/ existencia en un sistema basado en preferencias, favoritismo, inclinación, proselitismo y militancia por ‘un solo punto’ que forzosamente se define en contraste a otros, lo cual acepto es la forma de ‘existir’ en sociedad, siempre teniendo una ‘preferencia’ y un ‘partido,’ así como géneros de diversión y entretenimiento que definan ‘quién soy’ para así poder crear y mantener relaciones con personalidades/egos afines a aquello que he cultivado como ‘quien soy’ como todas mis preferencias, mis cosas favoritas que se convierten entonces en la ‘idea’ de mí mismo con base a aquello a lo que me permití y acepté forzarme a decidir sobre para poder presentarme y entablar una idea de mí como alguien que ‘tiene poder de decisión’/ ‘sabe lo que quiere.’

Me perdono a mí mismo el haberme permitido y aceptado guardarme la aflicción de tener que tomar decisiones en mi vida donde la bifurcación de la experiencia que eligiera parecería como irremediable, y con ello, generar un constante estado de preocupación y miedo a ‘tener que decidir,’ puesto que ello implicaba forzosamente defender aquella inclinación/ favoritismo como ‘quien soy’ ya que no podría ‘cambiar de opinión’ debido a que ello es visto como algo ‘inferior’ y que refleja una persona ‘falta de carácter,’ ya que las personas que son ‘decididas’ se apegan a una decisión hasta el día de su muerte, lo cual es un totalitarismo que hemos aceptado entre nosotros para medirnos y valorarnos con respecto a aquello que aprendimos de nuestros padres y a su vez, de generaciones antes de ellos que fueron educados con la misma idea de poner valor en la capacidad de ‘elegir’ y decidir ‘qué es lo que más nos gusta’ como algo que pudiera entonces ser nuestra vocación de vida, nuestra ‘profesión’ y con ello, justificar nuestras decisiones como ‘pasión’ - cuando en realidad todo fue forjado inicialmente como parte de las primeras memorias de socialización con otros niños y adultos, donde nos orillamos unos a otros a tener que siempre responder con algo ‘certero’ y que inspire un sentido de decisión por aquello que ‘más nos gusta,’ lo cual se convierte en una obstinación y obsesión al paso del tiempo, si es que tal favoritismo se convierte en una religión, en una militancia política extrema de apoyo a una ideología que dañe al principio de vida en igualdad – con ello, haciendo énfasis obre cómo es que ahora estamos dividos como sociedad en partidos políticos para ‘decidir’ y jugar así a la lucha silenciosa entre unos y otros, al tener distintos favoritismos políticos, religiosos e ideológicos que no son más que la forma del habernos adaptado a existir dentro de un sistema donde todo lo que importa es: tomar una decisión/ ser parte de un bando/ tener una inclinación/ preferencia y apegarnos/ aferrarnos a ello de por vida, como si nuestra propia vida dependiera de ello.

Me perdono a mí mismo el haberme permitido y aceptado temer dudar de mi decisión sobre dos puntos – ir con melón o con sandía – y con ello temer herir los sentimientos de la persona a la que no eligiera, así como temer haber tomado la decisión incorrecta en tales juegos donde también aprendemos a que alguien debe ganar y otros perder.

Me perdono a mí mismo el haberme permitido y aceptado creer que al momento de cambiar de opinión – al ir creciendo – sobre mi color favorito, mi comida favorita, mi grupo favorito, mi ropa favorita, mis amigos favoritos, mi ‘miembro de familia favorito’ y demás puntos de elección personal, sería una indicación de ser una persona con falta de ‘carácter’ para apegarse a un punto en la vida y vivirlo, generando en mi mente la constante idea de que debo crearme una ‘definición’ de mí mismo como un punto que pueda identificarse con respecto a ciertos favoritismos/ preferencias y en contra de/ como antagonismo de otros aspectos de la realidad, que entonces acepté como ‘menos que’ todo aquello que Para ‘Mí’ fueran los mejores/ más importantes – en esto alimentando la idea del ego de mí misma como la obstinación de mis decisiones y preferencias siempre ser ‘la mejor decisión/ la mejor opción’ - con lo cual deslindé toda forma de sentido común a un solo punto que defendí con el propósito de mantener una imagen como una persona ‘decidida’ y de ‘carácter’ que pudiera mantenerse firme en sus ‘convicciones’ que únicamente fueron basadas en preferencias, gustos, favoritismos que me fueron sugeridos desde los primeros momentos en los que pude establecer comunicación con mis padres/ entorno, y tener que constantemente elegir sobre uno u otro, generando entonces la preocupación de siempre tener que ‘elegir uno solo’ puesto ‘no se puede tenerlo todo a la vez’ y con ello, generarme una obsesión posteriormente por hacer todo lo posible para lograr tener ambos puntos o más y así romper la idea de ‘uno solo’ como ‘favoritismo,’ sin embargo esto no fue basado en la igualdad como uno a otro, sino buscando obtener ‘más’ de las elecciones posibles y disponibles.

Me perdono a mí mismo el haberme permitido y aceptado siempre buscar elegir aquello que pudiera hacerme ver mejor, ser más, elegir lo ‘más bonito’ y con ello generar una experiencia de satisfacción por haber tomado una ‘decisión sabia’ de acuerdo a aquellos que pudieran externar un juicio sobre mi decisión, sin darme cuenta de que siempre buscaría ganar, tener lo mejor, haber tomado la mejor decisión en mi constante búsqueda como ser humano para siempre lavarnos el cerebro y pensar/ creer que todo aquello que hacemos, elijamos será ‘llevarnos el mejor,’ tener la mejor opción, convertirnos en ‘más’ por haber creado tal favoritismo sobre uno u otro punto, lo cual es la base fundamental de aceptar la desigualdad en el mundo como parte de la realidad, puesto que aprendí que ‘no puedo tenerlo todo en esta realidad,’ y con ello limitarme a elegir entre a) ó b) y no tener opción a ‘más’ puesto que ‘la vida es así’ y no hay manera de cuestionarla.

Me perdono a mí mismo el haberme permitido y aceptado creer que yo soy mi elección sobre un punto como favorito/ preferido.

Ahora me doy cuenta de que en realidad las elecciones que existen en este mundo por ahora están definidas de acuerdo al dinero, donde todo aquello que de una u otra forma pude haber tenido como opciones a elegir, fueron determinadas totalmente desde el momento de primeros recuerdos por la cantidad de dinero que mis padres tenían, ya que esto define las condiciones de sociabilidad, las personas, la educación y el mismo análisis mental que cultivé a lo largo de mi vida como forma de siempre buscar elegir ‘lo mejor’ y tener la ‘mejor opción’ como indicio de éxito y satisfacción de vida; y con ello, haber reducido a la vida a algo que deba estar a ‘mi servicio’ para ‘satisfacerme’ - sin darme cuenta de que es en este proceso de saturación de la idea benevolente de mí misma que después, fue difícil poder quitarme la venda de los ojos para darme cuenta de que todas las elecciones que tomé estuvieron basadas en un ideal de mí mismo, una idea preferida y favorita fabricada en mi propia mente sin tener relación alguna sobre la ‘realidad’ en este mundo.

Me comprometo a exponer de qué manera el favoritismo apoya al ‘encabezamiento’ de niños desde temprana edad a tener que elegir sobre algo siendo más que otro y llamarle ‘favorito’ como una forma ‘inocente’ de inculcar la idea de que hay algo mejor que otro y que hay cosas que valen más que otras – y con ello, exponer cómo es que la idea de cada uno de nosotros está basada en las primeras memorias de vida donde las relaciones que formamos son ‘para nuestro beneficio’ puesto que aparentemente tenemos afinidades de pensamiento, pero en lpráctica no existe referencia alguna de tales opciones ser en realidad algo d ebeneficio para todos. Lo cual implica que en realidad nunca hemos permitido comunicarnos en sentido común sobre aquello que es valorado como inferior/ superior con base a un sistema de valores que hemos aceptado como ‘auténticos,’ cuando la autenticidad únicamente existe como punto de expresión de cada individuo en un solo momento, con ello reduciendo toda nuestra experiencia de vida a unos cuantos puntos ‘favoritos’ y negar/ ignorar todo aquello que no tenga relevancia sobre el sistema de valores en el cual vivimos actualmente = capitalismo.

Me comprometo a vivir la igualdad como individuos, transformándonos desde lo interno para entender cómo y por qué es que es necesario hacer disponibles los recursos incondicionales de la Tierra a todos por igual, ya que entiendo que esta es la única forma en la que podemos establecer la igualdad como vida a través del Sistema Igualitario Monetario y así, parar todo lavado de cerebro infantil para hacer decisiones basadas en forjar ‘ganadores’ y ‘perdedores ‘ en la existencia.

 

Desteni

Desteni Español 

Foro en Español

Sistema Igualitario Monetario 

 

lunes, 4 de junio de 2012

37. El obstáculo del raciocinio hacia la vida

Me perdono a mí mismo por cuestionarme que la vida exista en igualdad en todo ser vivo y todo ser humano

Me perdono a mí mismo por haberme permitido y aceptado creer que puedo debatir el principio de vida en igualdad

Me perdono a mí mismo por haberme permitido y aceptado considerar que es desgastante lidiar con el ego humano que busca poner en una vasija de plata el conocimiento para capitalizarlo y volverlo a re-vender en el sistema como sabiduría

Me perdono a mí mismo el haberme permitido y aceptado creer que un ser humano es distinto a otro por el país, la cultura, la cantidad de dinero y la ‘ocupación económica’ que tienen

Me perdono a mí mismo el haberme permitido y aceptado generar reservas hacia un principio de vida en igualdad donde tales reservas únicamente pueden estar basadas en mantener beneficios a mi propio ego como obstáculo a la vida en igualdad

Me perdono a mí mismo el haberme permitido y aceptado creer que el conocimiento que se genera en los libros, los números y estadísticas representan la realidad humana a la exactitud

Me perdono a mí mismo el haberme permitido y aceptado cegarme a la realidad mediante la fe en la ciencia y el ‘entendimiento del sistema’ que no es más que un simple intento de entendernos a nosotros mismos como nuestra propia mente

Me perdono a mí mismo el haberme permitido y aceptado dudar que soy el origen del abuso en este mundo

Me perdono a mí mismo el haberme permitido y aceptado creerme benevolente y no egoísta al creer que me ‘importan otros seres humanos,’ sin embargo estar dispuesto a negar/ dudar de ser uno mismo e igual a todo cuanto existe

Me perdono a mí mismo por haberme permitido y aceptado creer que debo temer a la palabra igualdad como sinónimo de terror y de marginalización económica

Me perdono a mí mismo el haberme permitido y aceptado generar únicamente un sentido de patriotismo donde veo por ‘los míos’ como mis connacionales y ‘mi propia raza,’ sin darme cuenta que ello alude a un ego humano condicionado por generaciones de separación para perpetuar la irracionalidad de las guerras en el mundo.

Me perdono a mí mismo el haberme permitido y aceptado autosugerirme que ‘no todos somos responsables y quienes lo somos, diferimos en grado de responsabilidad,’ con lo cual evidentemente decido no ser parte de la toma total de responsabilidad del sistema sin importar cuántas analogías sobre el funcionamiento del organismo como un mismo sistema, como un ecosistema hayan sido explicadas.

Me perdono a mí mismo el haberme permitido y aceptado reducirme a tener que tener una base de conocimiento para decirme quién soy, qué soy y con ello, delegar mi propio sentido de existencia a palabras, conceptos e ideas en separación de la Fisicalidad que soy, que me sostiene vivo como ente biológico que respira, se alimenta, se reproduce y muere –

Me perdono a mí mismo el haberme permitido y aceptado perpetuar un sistema en el cual nací y que he creído es imposible cambiarlo, porque requiero ‘pruebas’ antes de poder ceder a la idea de que esta realidad es nuestra consecuencia manifestada de total negligencia humana en todo momento de cada relación que fue creada en el nombre de una identificación de ‘quien soy’ como energía.

Me perdono a mí mismo el haberme permitido y aceptado creer que únicamente puedo confiar en la ciencia y que de no ser así, mi relación con el mundo no puede existir de manera física, porque requiero comprobarlo a nivel intelectual antes que esforzarme a poner a prueba que: si dejo de respirar, dejo de existir.

Me perdono a mí mismo por haberme condicionado de tal forma por la información que me es imposible creer que un mundo de vida en igualdad es posible, ya que lo único que he sabido es que el dinero es necesario para existir.

Me perdono a mí mismo el haberme permitido ya aceptado poner trabas, obstáculos a cualquier consideración de vida en igualdad, simplemente porque he aceptado que debo siempre asociarlo con comunismo y como he aceptado que el comunismo es ‘malo,’ todo lo que contenga la palabra ‘igualdad’ será igualmente malo, sin darme cuenta del gran control mental que existe en todo momento que hago a un lado mi capacidad de entender la realidad y doy prioridad a los conceptos/ conocimiento en lugar de verme a mí mismo como el punto de origen de toda separación de uno mismo.

Me comprometo a mí mismo a darme la oportunidad de ver que la vida en igualdad es la misma tela de mi existencia, una e igual a todo cuanto existe, misma que he olvidado que existe en y como quien realmente soy ya que he delegado toda capacidad de estar consciente e mí mismo a ser únicamente la mente que busca satisfacerse a nivel físico y mental haciendo ‘su voluntad’ sin considerar la realidad de todo como uno mismo e igual.

Me comprometo a hacer visible que la información que he adquirido sobre mí mismo y la realidad a través de mi historia, han sido las pautas para perpetuar el sistema de abuso que generé en el momento en el que acepté al dinero como mi dios y única ‘fuente de poder’ en la realidad, haciendo a un lado el respiro de vida que me permite existir aquí en lo físico, que es lo real.

Me comprometo a mí mismo a darme la oportunidad de vivir sin la necesidad de aprobación del conocimiento como mi primera ‘fuente de conocimiento,’ sino comenzar a ver la realidad desde los ojos que un niño utilizaría para ver, lo cual veo y comprendo resulta ‘difícil’ debido al grado de permisos que he dado a mi mente para pensar, actuar y dirigirme a mí mismo, en lugar de ser yo como uno mismo el principio rector de considerar la vida en igualdad en y como mí mismo.

Me comprometo a desarrollar paciencia y diligencia para asegurarme de que mi ego no se interponga entre yo y la realización de quien soy como uno mismo en igualdad a la vida.

 

When all of your wishes are granted, many of your dreams will be destroyed

ShareThis