jueves, 19 de abril de 2012

4. Culpando al Sistema

Me perdono a mí mismo por haberme permitido y aceptado crear un sistema de vida donde el dinero me separe de la vida misma y como tal, haya permitido una constante existencia de supervivencia donde todas las relaciones en las cuales existo están ‘manchadas’ con el punto inherente de abuso e interés propio con el cual hemos creado el sistema monetario en este sistema mundial.

 

Me perdono a mí mismo el haberme permitido y aceptado crear un sistema educativo con base a la supervivencia donde tenga que aceptar que el hombre es superior a las demás especies de seres vivos en el planeta como reino animal, vegetal, lo cual refleja el punto de separación que hemos creado de nosotros mismos con respeto a la totalidad de la existencia mediante valores que hemos creado y generado con base a una ‘idea’ de superioridad e inferioridad en separación de quien realmente soy como uno mismo como todo cuanto existe aquí, como la vida.

 

Me perdono a mí mismo el haberme permitido y aceptado ponderar al ser humano como ‘superior’ sin darme cuenta que tal superioridad está basada en los valores que hemos impuesto como sistema monetario a la vida, donde hemos abusado y doblegado a seres vivos y el entorno con el fin de satisfacer el deseo último humano de ser el ‘superior’ dentro de esta realidad.

 

Me perdono a mí mismo el haberme permitido y aceptado culpar al sistema por habernos inculcado ignorancia con el objeto de manipulación, sin darme cuenta que yo mismo he sido el creador de tal sistema como uno mismo, como padre, maestros, tutores, autoridades en las cuales he delegado mi punto de responsabilidad, creando jerarquías con base al valor que he impuesto al conocimiento encima de la realidad de la vida misma.

 

Me perdono a mí mismo el haberme permitido y aceptado separarme en jerarquías basadas en poder de la misma forma que me he separado de la vida misma a través de la creación del dinero como ‘poder sobre la existencia/ la vida’ con lo cual, no me he dado cuenta que me esclavicé a mí mismo al pretender poder tener control y poder sobre otros en la existencia. Esto implica que he aceptado el conocimiento e información como principio de dirección, haciendo a un lado el sentido común de vivir bajo el principio de igualdad donde la jerarquía no puede existir ya que implica inmediatamente aceptar el abuso y la idea de ‘superioridad’ sobre mí mismo como la totalidad de cuanto aquí existe.

 

Me perdono a mí mismo el haberme permitido y aceptado la ignorancia como el dicho ‘la ignorancia es la dicha’ en lo cual abdiqué total responsabilidad sobre esta creación, sin investigar qué es lo que estoy aceptando y permitiendo en el momento de ignorar deliberadamente el funcionamiento de la realidad ya que temí ver los patrones y planos de mi propia esclavitud, sin darme cuenta que el punto está no en temer darme cuenta de lo que he sido y en lo que me he convertido en separación de la vida, sino poder comenzar a dirigirme a mí mismo en consideración de la vida en igualdad lo cual implica comenzar a investigar dentro de mí todo conocimiento que he aceptado como ‘real’ y comenzar a perdonarme a mí mismo por haber integrado la negligencia, la apatía y conformismo como forma de únicamente ‘sobrevivir’ en la vida, sin darme nunca antes la oportunidad de realmente investigar la causa de los actuales problemas que enfrentamos, los cuales invariablemente somos nosotros mismos los creadores de.

 

Me perdono a mí mismo el haberme permitido y aceptado generar ‘certezas’ sobre esta realidad con base a conocimiento e información generado para perpetuar un sistema de desigualdad sobre esta realidad, donde el dinero se convirtió en el medio para obtener vida y con ello, me doy cuenta de que no puedo confiar en ninguna instancia que actualmente exista como ‘fuente de conocimiento’ ya que sabré que tal conocimiento está condicionado por el mismo dinero que se ha convertido en el ‘dios’ que dicta las leyes – por tanto

 

Me perdono a mí mismo el haberme permitido en generar instancias e instituciones educativas donde el inculcar el interés propio, la competencia y la supervivencia son puntos en los cuales acepté participar debido al haberme permitido y aceptado primordialmente creer que existo en separación de todo cuanto existe aquí como vida, como quien realmente soy.

 

Me perdono a mí mimo el haberme permitido y aceptado generar la idea de manipulación con la finalidad de poder tener ‘poder’ sobre otros, lo cual implica que me he abusado a mí mismo al no considerar el principio básico donde todo cuanto existe aquí= soy yo mismo como uno mismo e igual que ha aceptado y abdicado su responsabilidad como creador al aceptar implantaciones de sistemas que regulen este mundo ya que así, no tendría que ‘preocuparme’ de tomar responsabilidad directa sobre mi vida y mi realidad – y con ello generar la realidad en la que existimos donde la vida está siendo abusada en nombre de un valor totalmente artificial y ficticio como el que he creado en y como el sistema monetario actual.

 

Me doy cuenta de que toda culpa que haya podido externar hacia otros es únicamente mi propio reflejo como realidad de vida donde la separación obvia está generada, manifestada y aún diariamente aceptada como la creación y manifestación del dinero.

Me comprometo a cambiar el valor del dinero como abuso y poder sobre otros y ecualizarlo a la vida misma en igualdad, donde tener dinero implique tener el derecho a crear y vivir en un mundo donde el principio de igualdad sea el principio de vida que está permeando mi existencia al dar y recibir tal como siempre he recibido incondicionalmente de Tierra y de todo cuanto he consumido a lo largo de mi existencia para poder mantenerme vivo aquí.

 

Me perdono a mí mismo el haberme permitido y aceptado haber jugado a ser ‘dios’ al permitir la creación de un sistema monetario que me separó de la expresión incondicional que soy como la vida, donde he delegado mi total realidad a un valor ficticio como conocimiento e información del cual ahora soy totalmente responsable de y por lo cual, es necesario e imperativo alinearme a mí mismo para comenzar a vivir un proceso de reconstitución y reintegración de mí mismo como la realidad física. Para ello, reconozco que es básico comenzar a escribir, perdonarme a mí mismo y ser el punto de aplicación correcitva que pueda tener un impacto tal en la realidad que al sumarnos más dentro de este principio, la realidad de cambio se genere y manifieste de una manera irrevocable para finalmente, otorgarnos la capacidad de vivir en igualdad.

 

Me perdono a mí mismo el haberme permitido y aceptado convertirme en un esclavo de mi propio afán por el poder, de mi propio interés en el cual he depositado todo ‘cuanto soy’ para obtener un momento de placer y gloria totalmente en separación de la consideración de quién realmente soy como la vida, como uno mismo e igual.

 

Me perdono a mí mismo el haberme aceptado y permitido creer que por tener ‘raciocinio’ o una mente con la cual generar juicios sobre esta realidad, soy más que otras formas de vida, sin darme cuenta que es en realidad a través de este raciocinio y pensamiento que he creado la separación a nivel mental hacia otras formas de vida y con ello, doblegado y castigado mi propia existencia como la vida debido a ponderar información y conocimiento en el símbolo del dinero como el ‘dador’ de vida en esta actual configuración del mundo.

 

Me perdono a mí mismo esclavizar al entorno, a las plantas, los animales y a la totalidad de la existencia debido a la inicial tentación de querer ‘experimentar’ la vida y en ello comenzar a separarme de mí mismo mediante la ilusión del mente, creyendo que ‘la vida’ soy yo a través de emociones, pensamientos y sentimientos, sin haber cuestionado ni ponderado la naturaleza y origen de tales convicciones hasta ahora.

 

Me perdono a mí mismo el haberme permitido y aceptado generar cualquier idea sobre esta realidad ser ‘benevolente’ como reflejo humano, sin darme cuenta de que hemos esclavizado a toda manifestación en la actual existencia por la simple creencia de poder ser ‘más’ que otros, lo cual se transformó en las leyes como seres humanos, las cuales he generado con la necesidad de ubicarme por encima de otros y tener ‘más’ al definirme de acuerdo a las posesiones y dinero que tenga.

 

Me perdono a mí mismo el haberme permitido y aceptado abdicar tal estabilidad y comunión de la existencia por el haber deseado una nueva experiencia.

 

Me perdono por haberme permitido y aceptado generar ideas de ‘libertad’ con base a observar la naturaleza con mis ojos físicos humanos, sin darme cuenta de que es en realidad a través de los ojos de la mente que me he separado a mí mismo de la realidad, generando toda clase de divisiones y jerarquías en el nombre del poder, manifestado y simbolizado como dinero sobre mí mismo en esta realidad.

 

Me perdono a mí mismo por haberme permitido y aceptado existir en una constante ‘lucha contra el sistema’ sin darme cuenta de que tal sistema soy yo mismo en su totalidad, en la manifestación de toda experiencia, idea, creencia, opinión sobre esta realidad de la cual me he separado como uno mismo e igual.

 

Me comprometo a mí mismo ser parte de los seres humanos que tomen responsabilidad por reformar el actual sistema de abuso, reconociendo que la solución comienza por uno mismo como individuo, como mi propia creación en separación de uno mismo e igual. Esto implica que reconozco que yo soy el punto que comienza a tomar responsabilidad por entender la creación el total sistema en el cual vivimos, siempre teniendo presente el hecho de que como seres humanos, aceptamos y permitimos los medios de esclavitud tales como sistema monetario en separación de uno mimo.

 

Me comprometo a parar todo sistema de valores como opiniones, juicios y creencias que he proyectado sobre otros en la idea e ilusión de que el actual problema que enfrentamos es creación de unos cuantos y que yo no tengo que ver directamente en tal participación, sin darme cuenta que es precisamente en esa indiferencia y abdicación de responsabilidad que he permitido que estructuras de control y dominio ejerzan su voluntad en separación de la mía, como uno mismo e igual.

 

En y cuando me vea culpando a organizaciones, instituciones, el sistema monetario como la totalidad del sistema global, me detengo y respiro, me doy cuenta de que yo soy el que ha permitido y aceptado la creación de estos sistemas de esclavitud y por lo tanto, únicamente puedo generar un cambio si es que yo comienzo por mí mismo a parar la participación en toda culpa y juicio hacia otros como ‘responsables’ sin haber considerado que yo mismo soy el responsable de los problemas que ahora enfrentamos al haber seguido mi interés propio. Por ello, en todo momento que esté siguiendo mi propio beneficio sin considerar a los demás como iguales, me detengo y respiro, me doy cuenta de que soy totalmente capaz de implementar dentro de mí mismo la igualdad como la vida, respirando, dirigiéndome como uno e igual a mi mente, ya que entiendo y comprendo que es el reflejo exacto de mi naturaleza ‘inherente’ que trasciende los sistemas de conciencia a los cuales me subyugué como idea de vida.

 

Me comprometo a parar toda proyección de culpa al sistema/ los sistemas que existen en esta realidad y en su lugar, me educo y me dedico a perdonarme por todo cuanto he abdicado al vivir como sistema de conciencia de mente, suplantado sobre la vida misma.

Es mi responsabilidad el ser el punto de cambio ya que entiendo y comprendo que todos hemos sido creados y basados en el mismo sistema pre-existente de condicionamiento para separarnos unos de otros en sistemas de valores ficticios, port tanto en mis manos está el comenzar a identificar cómo es que me he separado de uno mismo como la vida en la creencia del sistema de dinero como ‘real poder’ sobre el mundo, sin darme cuenta de que yo lo he creado en su totalidad.

 

Desteni

Desteni Español

Foro en Español 

DSC08795

 

1 comentario:

ShareThis