martes, 1 de mayo de 2012

16. Interés Propio = Libertad Capitalista

Me perdono a mí mismo el haberme permitido convertirme en un ser humano individualista, egoísta donde lo único que me motivó a seguir viviendo es obtener una recompensa sobre todo cuanto hiciera/ dijera en beneficio propio.
Me perdono a mí mismo el haberme permitido y aceptado creer que el ‘libre albedrío’ significa obtener todo cuanto yo quisiera en nombre de mi propia satisfacción y beneficio, sin considerar las relaciones en las que existo como parte de esta realidad donde una persona que tiene beneficios sobre otros implica total y absoluta negligencia sobre la realización de que existo como la totalidad de cuanto es/ existe aquí. Esto implica que he vivido en la falsa ilusión de ser ‘un igual’ como punto de origen de ser uno mismo/ provenir de uno mismo como origen, Sin haberme dado a la tarea de investigar por qué es que no vivimos Como Iguales en reconocimiento de ser uno mismo, un igual a otro.
Me perdono a mí mismo el haberme permitido y aceptado pensar y asociar a la libertad con una solvencia económica como sinónimo de poder de adquisición, sin haberme antes preguntado por qué es que busco la libertad sin preguntarme antes cómo generé la esclavitud – por qué es que busco dominar/ poseer sin haberme preguntado cómo creé estos títulos de propiedad sobre todo cuanto existe aquí, inconditionalmetne como la vida de la cual me he separado a través de un sistema monetario/ poder llamado ‘capitalismo.’
 
Me perdono a mí mismo el haberme permitido y aceptado poner etiquetas de precio a todo cuanto existe aquí, donde una manzana ya no es un fruto únicamente sino una mercancía con código de barras que sube y baja de precio de acuerdo a los intereses que se manejan aparentemente ‘fuera de mi alcance, ‘ sin darme cuenta de que al haber aceptado tal sistema de valor en separación de mí mismo como vida, los valores ficticios pueden subir  y bajar a voluntad de uno mismo como forma de ‘tener más dinero/ más poder’ sin importar quienes resulten afectados al respecto, así como quienes no tengan acceso en lo absoluto a tener la capacidad de adquirir lo básico para vivir.
 
Me perdono a mí mismo por haberme permitido y aceptado existir dentro de un sistema monetario, político y social donde la ‘naturaleza humana’ de individualismo, egoísmo e interés propio se promueve como éxito, como felicidad y búsqueda de la satisfacción propia donde únicamente me ha importado estar ‘bien conmigo mismo’ y con mis ‘seres queridos,’ sin darme cuenta que al existir en clanes/cultos familiares y de personalidad es existir en el patrón de separación que nos ha llevado a existir en la actual situación de total disparidad y polarización como humanidad, enfrentándonos unos a otros en constante miedo, comparación y competencia ya que he aceptado vivir en un sistema donde la vida no es distribuida/ otorgada por igual a todos en el reconocimiento de quienes somos como uno mismo/ como iguales a la vida misma.
Me perdono a mí mismo el haberme permitido y aceptado existir en un sistema donde un gobierno es necesario para tomar decisiones y la responsabilidad a la cuál abdiqué en el nombre de ‘mi propio beneficio’ donde todos los asuntos sociales, políticos y del ambiente me fueron totalmente ajenos durante mi vida, ya que me consideré como incapaz/ impotente para poder generar algún cambio en esta realidad. Reconozco que al haber abdicado mi responsabilidad al aceptar la actual forma de gobierno me ha hecho responsable de todo cuanto existe en este mundo como consecuencia de tal abdicación, lo cual implica que tomar responsabilidad de mí mismo es comenzar a retomar este punto de responsabilidad en mi propia vida para, posteriormente, poder comenzar a participar activamente en una reforma total del sistema para establecer relaciones de igualdad en niveles políticos, sociales y económicos para todo ser vivo de este planeta y realidad. 
 
Me perdono a mí mismo el haberme permitido y aceptado creer que mi ‘libertad’ significa poder ‘hacer lo que yo quiera’ sin darme cuenta de que existe toda una maquinaria en este sistema basada en la ‘satisfacción individual’ donde cada persona únicamente hemos existido en una constante supervivencia y competencia a la que hemos llamado ‘selección natural,’ donde hemos aceptado que no es posible dar vida en igualdad a todos y que con ello, he condenado mi propia existencia a depender de un sistema que está diseñado para dividir y conquistar, para mantener el control y poder sobre ‘unos cuantos’ en la total negligencia de quien soy como uno mismo e igual. 
 
Me perdono a mí mismo el haberme permitido y aceptado deshonrar a la vida al utilizar el dinero como medio para controlar, manipular y así corromper la incondicionalidad de la vida para dar donde he puesto un valor y precio sobre la existencia, creando así mi propio sistema de esclavitud y dependencia donde forzosamente existen ‘ganadores’ y ‘perdedores’ definidos de acuerdo a la cantidad de dinero que cada persona puede tener en esta realidad, la cuál está inherentemente definida de nacimiento como parte de la forma de control e imposición que hemos creado sobre la realidad para mantenernos separados y así, ser fácilmente conquistados – en esto
 
Me perdono a mí mismo el haberme permitido y aceptado haber culpado a ‘otros’ como responsables de la separación y control monetario en esta realidad, sin darme cuenta que al aceptar tal condición de búsqueda de realización personal/ individual y satisfacción de ‘mis necesidades’ únicamente estoy aceptando este sistema donde la consideración de vida es únicamente otorgada para quienes tienen acceso a dinero ‘por default’ como parte de la configuración de un sistema basado en la desigualdad y negligencia hacia la vida como valor único en la existencia. 
 
Me doy cuenta de que el perseguir mis ‘sueños’ y mi propio ‘éxito’ en desconsideración de cuanto ser vivo existe aquí, estoy aceptando mi propia esclavitud a mantenerme en un estado de dependencia hacia tal sistema que me ha permitido creer que es posible ser algo ‘más’ de cuanto soy y éxito aquí como uno mismo. 
 
Me perdono a mí mismo el haberme permitido y aceptado creer que existo en separación de todo ser humano aquí y por tanto, que la vida y condiciones de vida de todo ser vivo aquí me son ‘ajenos’ y que no tengo que ver con ello, sin darme cuenta que existo como parte de un mismo organismo del cual soy y existo como una parte misma/ igual a todo. Por tanto reconozco que he vivido en la ilusión de mi ‘yo soy’ como un individuo en total ceguera hacia la realidad que veo y comprendo ahora, soy yo como uno mismo como igual, como la vida que he negado a otros por haber generado un sistema donde deliberadamente me he negado dar y recibir en la incondicionalidad de la vida misma como uno mismo. 
 
Me perdono a mí mismo el haberme permitido y aceptado ver a otros seres humanos como amenaza a mi percibida ‘superioridad,’ como eternos enemigos a los cuales tengo que derrocar/ desbancar/ exterminar ya que he aprendido que en este mundo únicamente hay ‘pocos espacios’ privilegiados para vivir mis sueños de felicidad y eterna grandeza – sin darme cuenta que yo mismo he generado tal sistema como manipulación para poder abusar/ esclavizar a otros y mantener mi propio ‘cielo sobre la Tierra’ de beneficio propio a través del dinero como arma de control y poder. 
 
Me perdono a mí mismo el haberme permitido y aceptado existir en una constante supervivencia en mi propio pensamiento, donde he aceptado generar una experiencia negativa hacia mí mismo y hacia todo cuanto veo lo cual juzgo como inferior o superior de acuerdo a cómo me he definido en relación a la cantidad de dinero que poseo, donde me he definido como un ser que no puede confiar en otros y que debe temer en todo momento debido a la ‘amenaza’ que hemos aceptado exista dentro de cada uno de nosotros como un constante recordatorio de que ‘únicamente los fuertes prevalecerán,’ y con ello, aceptar las reglas del juego de competencia/ rivalidad y llamarlo ‘reglas de la vida,’ sin darme cuenta que en esta aceptación he denigrado a la vida y la he rebajado a ser menos que el aparato ideológico como ‘poder’ y ‘control’ que la ilusión del dinero como mi creación han generado en esta realidad. 
 
Me perdono a mí mismo el haberme permitido y aceptado generar estrategias de juego de manera constante para ser reconocido, para ganar, para tener y buscar ser ‘más’ y ser ‘exitoso’ sin importar a costa de qué/ quién tenga que realizar ‘mis sueños.’ Esto implica que he existido en una total separación de mí mismo donde la creación de mi satisfacción únicamente ha sido posible debido a la cantidad de dinero como ‘combustible de vida’ que he podido generar y que me ha sido otorgado en separación de uno mismo, puesto que veo y comprendo que No todo ser humano tiene acceso a tal dinero y que por tanto, el haber tenido dinero implica ya ser parte de una élite que controla a todo aquél que no tiene dinero/ medios de subsistencia en el mundo por igual. 
 
Me perdono a mí mismo el haberme permitido y aceptado mantenerme en un ‘balance’ en la existencia creyendo que ‘estoy bien’ porque tengo dinero y no tengo mayor preocupación por mi vida al respecto, sin darme cuenta que al tener dinero en el bolsillo como manera de ‘seguridad’ estoy ya siendo parte del sistema de control y esclavitud que hemos generado por igual en este mundo, donde el tener dinero lo asocio como mi ‘más grande deseo’ para existir en la totalidad ‘satisfacción de vida’ sin darme cuenta o importarme la realidad de todo ser vivo que existe de igual manera aquí, como uno mismo, como el uno mismo en el que me permití separarme creando energía a la cual me he esclavizado en ese eterno deseo de ‘retornar al origen’ sin darme cuenta que uno mismo cuanto existe aquí es el origen.
 
Me perdono a mí mismo el haberme permitido y aceptado existir en constante miedo y experiencia de interés propio como formad e subsistencia, como forma de ‘mantenerme vivo’ en este mundo sin darme cuenta que yo mismo he creado las leyes/ reglas de este sistema en separación de quien soy como uno mismo e igual a la vida.
 
Me comprometo a dar término a toda búsqueda de felicidad propia si tal deseo no está considerando a la felicidad y bienestar de todo ser vivo de este planeta – por tanto reconozco que únicamente creando un sistema que beneficie a todos por igual como el Sistema Igualitario Monetario, podré parar de perpetuar deseos en separación del bien común como lo he hecho y manifestado hasta ahora como la realidad en la que vivimos. 
 
Me comprometo a mí mismo el darme un propósito de vida como yo mismo, como la unificación de quien realmente soy mediante el establecimiento de relaciones de igualdad que comienzan por mí mismo, establecer una igualdad hacia mi propia mente, mi cuerpo y mi entorno donde entiendo y comprendo que la unificación de quien soy como uno mismo e igual comienza de individuo a individuo, donde comprendo que el escribir, aplicar el perdón a uno mismo y caminar el proceso de acción correctiva, son los pasos necesarios para re-establecerme como un ser vivo digno de confianza de la vida misma que he abusado y denigrado hasta ahora por aceptar el actual sistema tal y como es. 
 
Me comprometo a exponer las vías de separación en las que hemos existido como total desconfianza, miedo, rivalidad, competencia y desconsideración unos de otros como iguales ya que entiendo y comprendo que hemos vivido en un sistema que promueve la individualidad como forma ‘óptima de vida’ ya que beneficia a los intereses de un sistema donde unos cuantos son los que pueden tener todo el poder y la gran mayoría es desprovista del derecho integral a tener una vida digna. 
 
Me doy cuenta de que la realidad que he manifestado no es digna de vida en igualdad por ahora y que por tanto, es mi responsabilidad re-establecer las relaciones de igualdad, dar y recibir como uno mismo hasta que este mundo/ realidad y existencia pueda volver a existir en una igualdad como quienes somos y como relaciones de vida y coexistencia, para nunca más permitir que una parte de mí se separe del todo creando conflicto/ superioridad/ inferioridad sobre la realidad/ existencia que será inevitable reconocer es una misma e igual. 
 
Me comprometo a hacer visible el hecho de que esta realidad, quienes somos, únicamente puede progresar/ propserar en la existencia dentro de un sistema de vida en Igualdad como la Vida.
 
 
DSC08778


1 comentario:

ShareThis