miércoles, 30 de mayo de 2012

35. Satisfacción Garantizada

La satisfacción es un estado de la mente producido por una mayor o menor optimización de la retroalimentación cerebral, en donde las diferentes regiones compensan su potencial energético, dando la sensación de plenitud e inapetencia extrema.

Cuando la satisfacción acompaña a la seguridad racional de haberse hecho lo que estaba dentro del alcance de nuestro poder, con cierto grado de éxito. Esta dinámica contribuye a sostener un estado armonioso dentro de lo que es el funcionamiento mental.

La mayor o menor sensación de satisfacción, dependerá de la optimización del consumo energético que haga el cerebro. Cuanto mayor sea la capacidad de neurotransmitir, mayor facilidad de lograr la sensación de satisfacción.

 

Me perdono a mí mismo el haberme permitido y aceptado aceptar el estado de satisfacción como una meta en mi vida, sin cuestionarme por qué es que debo satisfacerme como mente a nivel energético, lo cual implica generar acciones, eventos, reacciones en separación de mí mismo para poder ‘alcanzar’ un estado de supuesta ‘plenitud’ donde la sensación positiva de haber alcanzado un ‘logro’ es socialmente reconocida, aceptada y enarbolada – sin antes haber entendido que es mediante la búsqueda de la satisfacción como individuo que este sistema puede seguir funcionando con base a cómo es que he aprendido que únicamente puedo valorarme/ sentirme bien conmigo mismo cuando he generado ‘logros’ que me provoquen un estado de satisfacción, sin darme cuenta que tales acciones partiendo desde el punto de querer ‘satisfacerme’ como mente, como experiencia, son los bloques que comprenden la esclavitud a la cual me he sometido y aceptado como parte del mecanismo de supervivencia en el sistema del mundo que únicamente puede funcionar con base a energía – energía que consumo a través de la sustancia física misma de la Tierra, la cual es el combustible que convierto en interés propio de consumo para generarme una experiencia de ‘satisfacción’ como la saturación de energía positiva para sentirme ‘bien conmigo mismo,’ sin darme a la tarea de investigar cómo es que tales acciones para generar satisfacción únicamente son posibles y están disponibles para un sector muy pequeño de la población mundial que tiene el dinero necesario para siquiera tener ciertos ‘deseos’ y tener los medios para buscar alcanzarlos/ completarlos. En esto

 

Me perdono a mí mismo que me he permitido y aceptado buscar la satisfacción propia como ‘meta de vida’ puesto que esto es lo que he aprendido desde niño/a en la escuela donde mi ‘triunfo’ es remunerado con honores, los cuales reconocí y acepté como un estado de ‘satisfacción’ y en ello, aprendí a jugar el juego de competencia para ganar y así, sentirme bien, sentirme satisfecho con mi logro, sin ocuparme de ver y entender cómo es que tal logro únicamente está disponible para ‘unos cuantos’ mientras la gran mayoría únicamente puede permanecer ‘anhelando’ el estado de total satisfacción para lo cual yo como individuo con dinero, sirvo como ‘ejemplo’ de lo que el sistema demuestra como ‘posible si se trabaja ‘duro’ para alcanzarlo’ – con ello, permitiéndome ser únicamente una carnada para alimentar los deseos de satisfacción de otros seres y así, mantenernos en la eterna búsqueda de satisfacción, compleción, identificación de uno mismo con un estado de ‘plenitud’ que existe en total separación de uno mismo, ya que únicamente es generado mediante experiencias y acciones deliberadamente encausadas a la búsqueda de satisfacción propia – en ello

Me perdono a mí mismo el haberme permitido y aceptado hacerme adicto a la experiencia de ‘satisfacción propia,’ donde al verlo como algo ‘socialmente aceptable’ y como parte de la infame ‘naturaleza humana,’ aprendí que esta ‘bien’ y estaba ad hoc el buscar mi propio placer/ satisfacción/ plenitud como experiencia energética positiva, misma que eventualmente desciende hasta el punto de ‘baja emocional/ baja energética’ para volver a escalar y buscar constantemente mantenerme en ese ‘clímax’ de satisfacción donde acepto tácitamente existir en una perpetua búsqueda de la felicidad, de ser un hombre ‘pleno’ y ‘feliz’ sin darme cuenta que el abuso del mundo tiene como combustible los deseos de todos y cada uno de lo seres humanos que buscamos dinero para satisfacer nuestra ‘plenitud,’ para estar ‘satisfechos,’ ya que únicamente ahora entiendo que tal dinero como ‘satisfacción’ y ‘plenitud’ únicamente puede ser existir a nivel mental como energía que el poder que hemos aceptado y permitido tenga el dinero, es usado como combustible para crearme una satisfacción de vida; sin darme cuenta de que todo el dinero está creado con base al abuso/ separación y negligencia hacia la vida, donde hemos excusado y defendido la glorificación de nuestra satisfacción y plenitud personal a costa de la existencia misma física que ahora nos revela claramente los embates de una humanidad en búsqueda de la felicidad.

 

Me perdono a mí mismo el haberme permitido ya aceptado estar en la constante ‘búsqueda de la satisfacción’ y eventualmente escalando a la ‘búsqueda de la felicidad’ como ese estado de total plenitud humana la cual me ha sido vendida a través de imágenes que consumo de los medios como televisión, revistas, anuncios, internet, libros, historias donde el ideal humano se presenta como la total ‘satisfacción de los sentidos’ – y con ello, entrenarme dentro de un sistema educativo donde todo lo que importa es ‘satisfacerme como persona’ dentro de una profesión que enmascara el ‘servicio a la comunidad/ servicio a la sociedad’ sin darme cuenta que al yo mismo participar dentro de cualquier sistema – sea cual sea su naturaleza - por el simple hecho de existir en este mundo, soy igualmente partícipe invariablemente del abuso que hemos permitido ya aceptado desde el momento de nuestra incepción y concepción como individuos en la existencia – donde tal separación generó el constante estado de ‘insatisfacción,’ lo cual he asociado como una total experiencia negativa / de pérdida y que por tanto, temo experimentar en mi vida.

 

Me perdono a mí ismo el haberme permitido y aceptado asociar a la insatisfacción con imágenes de tristeza, miseria, pobreza, hambruna, soledad, marginalización y personas en un trabajo de explotación laboral, sin darme cuenta de que la insatisfacción existe en todo momento que busco una experiencia positiva para ‘sentirme bien conmigo mismo,’ y con ello velarme de la realidad que he aceptado como mi estado ‘crónico’ de existencia en total disociación de lo que realmente existe como el mundo actual de total abuso donde todo lo que se busca es ese estado de satisfacción que usualmente está ligado a dinero y sexo – o experiencias religiosas – como forma de siempre verme ‘en busca de’ y así, no me he dado cuenta de que he al tener una imagen asociada a la ‘insatisfacción’ y yo mismo existir en tal estado de una manera no-consciente, he permitido y aceptado el total abuso y separación de uno mismo como uno e igual en esta realidad, lo cual implica que he aceptado participar en el juego de la realidad donde ‘mi beneficio’ es únicamente obtenido a costa de temer y constantemente evitar el estado que ya he acepado en otros como la miseria/ pobreza, hambruna, la marginalización como obstáculo para obtener los recursos (dinero) necesario para poder vivir de una manera digna y así, haber aceptado ser parte de la élite definida con base a la aceptación del polo opuesto como ‘no tener dinero/ miseria/ pobreza/ hambruna’ y poder sentirme ‘satisfecho por mí mismo’ al respecto, pues al menso ‘no estoy muerto de hambre.’

 

Me perdono a mí mismo por haberme permitido ya aceptado ser indulgente en mi propio deseo de por sí ya abusivo de querer estar ‘satisfecho’ en todo momento y buscar siempre ‘más’ de lo que pueda obtener de manera holgada- y con ello comprometerme totalmente a la búsqueda racional de tal ‘felicidad’ como último estadio de la satisfacción – sin haberme dado cuenta que ha sido únicamente parte de los mecanismos para mantener a toda una clase en perpetuo y arduo deseo de felicidad, compleción y satisfacción en el nombre del dios/dinero como esa relación última que hemos aceptado como ‘el sentido e vida’ de todo ser humano: satisfacerse como el ego de la mente que siempre buscará sentirse ‘más’ y obtener ‘más’ en todo momento que sea posible obtener energía para mi propio beneficio, ignorando por completo cómo es que ha sido creado el dinero que me proporciona tal satisfacción – por ende

Me perdono a mí mismo el haberme permitido y aceptado deliberadamente ignorar que es mi deseo por el dinero/ por la satisfacción plena lo que sustancia el verdadero mal del mundo, ya que dinero significa denigrar a la sustancia de vida en una forma de sustancia como energía que es el producto mismo de la separación primordial de nuestro origen como uno mismo e igual – y con ello, aceptar el dinero como una batería momentánea para darnos esa experiencia falaz de satisfacción momentánea – directamente proporcional al grado de abuso que permito exista sobre la realidad física que es transformada en dinero para yo así poder estar ‘satisfecho’ con mi ‘recompensa’ por la participación en un sistema que está inherentemente basado en el abuso a la vida.

 

Me perdono a mí mismo el haberme permitido y aceptado buscar la satisfacción en relaciones personales, sin entender que lo único que buscaba satisfacer es la experiencia que genero de otros como idea/ como objeto/ como concepto dentro de mí mismo, pero nunca he establecido en realidad un verdadero reconocimiento de otro individuo como uno mismo, ya que ello no genera energía alguna que es la energía a la que me he sometido como ‘satisfacción emocional’ denominada ‘amor,’ que no es más que una forma vulgar y aceptable de denominar a la búsqueda de sexo y satisfacción como energía que busca estar en la cúspide de su experiencia como ‘positiva’ y así, buscando siempre permanecer en el ‘edén’ de tal energía positiva que no es inherente a la Fisicalidad de otro individuo, no es inherente a la Fisicalidad de mi propio cuerpo físico como células, tejidos, órganos y sistemas que me permiten vivir, sino que es el producto de haberme definido como un sistema de conciencia de mente que busca satisfacerse en todo momento para tener la experiencia ‘positiva’ de energía que es generada con base a tácitamente estar de acuerdo sobre el abuso y la total negligencia hacia la vida , la cual enmascaro con más ideas como excusas y justificaciones de que ‘yo he ganado tal dinero dignamente’ – y con ello ignorar que toda la base y fundamento de todo el dinero del mundo es el abuso rapaz a la vida.

 

Me perdono a mí mismo el haber definido el ‘sentido de mi vida’ con base a satisfacer mi ‘experiencia de vida’ que nunca ha sido vida puesto que he ignorado cada respiro que he abusado en el nombre de la búsqueda perpetua de la satisfacción de vida – sin darme cuenta que lo único que busca ser ‘más’ es la mente como sistema de energía – quien soy como vida como uno mismo e igual no requiere más que de agua, alimento, oxígeno, movimiento y relaciones simbióticas con el entornos para poder vivir como una parte misma-e-igual al organismo al que pertenecemos todos como uno mismo, como el ecosistema de la Tierra.

 

Me comprometo a parar en mí mismo todo deseo de ‘satisfacerme’ y entender que en todo momento que buscamos la ‘satisfacción’ estoy anhelando energía como forma de abuso a la vida misma, ya que veo y entiendo que la única satisfacción que me es posible de manera física, es cada respiro que tomo para poder mantener los procesos vitales funcionando en mi cuerpo – la satisfacción es comer adecuadamente lo necesario para seguir viviendo – sin excederme, sin comer de menos = lo necesario - la satisfacción es poder establecer relaciones de igualdad con todo individuo vivo – humano, animal, planta, mineral, Tierra – y finalmente reconocer que tal relación es posible como uno mismo cuando paremos este sistema de energía al que hemos sometido a la vida entera, mediante cada uno de nosotros parando la participación en el sistema de conciencia de mente a través de escribir, aplicar el proceso de perdón a uno mismo y establecer la honestidad de vida en sentido común, lo cual es considerar en todo momento de aplicación práctica de mis realizaciones en pro del bien común = lo que es mejor para todos como iguales, donde todo cuanto diga, piense, y hable esté en consonancia con mi reconocimiento como parte una-e-igual a la totalidad de este organismo que somos como uno mismo, donde no puedo ‘aspirar a tener más’ ya que es avaricia y generaría cáncer en el organismo - ni aspirar ‘menos’ ya que genera hambruna, enfermedad y desequilibrio en la totalidad del organismo social.

 

Me comprometo a explicar y hacer visible cómo es debeos implementar una nueva forma de vida asada en el sentido común-físico donde la ley de mi ser como uno mismo e igual sea siempre la consideración de todas las partes que conforman uno mismo como iguales, donde me asegure entonces de proveer los recursos necesarios para todos de manera uniforme – donde el Dinero en Igualdad dentro del Sistema Igualitario Monetario sea la base de las nuevas relaciones entre seres humanos donde la real satisfacción humana sea el proveer unos a otros de lo necesario para vivir incondicionalmente, donde la satisfacción de vida sea el asegurarnos de que toda persona tiene la capacidad de tener una vida digna y desarrollarla hasta su expresión óptima sin dañar y/o abusar ya de los recursos de la Tierra, puesto que aprenderemos que la indulgencia en la búsqueda de satisfacción en estándares irreales de riqueza promovidos por el sistema capitalista, únicamente han generado y propiciado la destrucción de la vida en todas sus formas, lo cual es visible ahora que el sistema de abuso que hemos perpetuado está resquebrajándose para demostrarnos de qué manera hemos creado estilos de vida en nombre de la ‘satisfacción’ únicamente de un ego/ de la mente y nunca de la realidad de quien soy como uno mismo e igual, lo cual no necesita ‘satisfacción’ sino simple reconocimiento de qué/ quienes somos como uno mismo e iguales a la vida que abdicamos en el momento inicial de separación que buscamos ‘ser más’ de lo que ya éramos como el todo.

 

La vida no requiere satisfacción, únicamente la mente la requiere. Me comprometo a ser responsable de reintegrar cada punto de separación como relación energética de satisfacción como ‘sentirme bien/ sentirme positivo’ para así, comenzar la reintegración de mi reconocimiento como parte igual a todo, donde no se requiera ya de energía para poder seguir existiendo, ya que la única ‘relación’ será de uno mismo como igual y con ello, parar todo el abuso que hemos permitido en nombre de la ilusión de energía como una forma de ‘satisfacción de vida,’ lo cual ahora vero y comprendo consiste en una paradoja puesto que la vida únicamente es abusada cuando buscamos ‘nuestra satisfacción’ ya que la mente es lo único que busca satisfacción – no la vida.

Desteni

Desteni Español

Foro en Español

Sistema Igualitario Monetario

 

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

ShareThis