viernes, 1 de junio de 2012

36. El Miedo de la Superioridad

Me perdono a mí mismo por haberme permitido y aceptado tener que utilizar medios como palabras, posiciones físicas, gestos y presentación de una manera determinada con el fin de dar una apariencia tozuda, de ‘grandeza’ y ‘viveza,’ la cual está generada a través de una idea de mí misma, más que de una expresión real de quien soy en cada momento que puedo respirar y que simplemente, me doy cuenta me es posible expresarme al ritmo de lo físico donde no existe un más o un menos de quien realmente soy – con ello acepto la expresión de mí mismo como uno e igual sin la necesidad de ‘elevarme’ ya que ello implica que en realidad, experimento un dejo de inferioridad como la mente, con lo cual ‘reacciono’ generando una experiencia de ser ‘más’ que yo mismo.

 

Me perdono a mí mismo el haberme permitido y aceptado crear un patrón de ‘presentación’ con lo cual estoy diciendo de maneras no verbales: ‘no puedes meterte conmigo/ soy más fuerte que tu’ como proceso de intimidación que es en sí manipular a otros mediante la instigación del miedo como punto de partida de la interacción.

 

Me doy cuenta que lo que realmente estoy experimentando como parte e este proceso de presentación fuerte y de una manera ‘elevada’ es en sí el proceso de mi propia experiencia física a través de mi vida donde la inferioridad con respecto a otros fue una constante, con lo cual mi ‘respuesta’ que proviene de defenderme de/ y en contra de tal ‘amenaza’ que percibí provenía de otros a manera de juicios y opiniones que tomé como personales – en ello creándome la idea de que únicamente podré generarme una estabilidad si es que me presento como ‘más que otros’ y así, ‘ganarme un respeto’ con base a una imagen creada como contra-partida y que tiene como origen el miedo a ser atacado, violentado – y así existir únicamente como una idea de ‘valentía’ y ‘tozudez’ como remembranza perpetua de toda la experiencia de inferioridad que en realidad experimenté en mi vida, y que nunca me dediqué a investigarla para ver cómo es que ‘quien soy’ es producto de mi pasado y de las primeras experiencias en la niñez desde donde comencé a programarme como lo que ahora soy e identifico como personalidad, ego, posesión energética mental.

 

Me perdono a mí mismo el haberme permitido y aceptado generar un patrón de personalidad con base a estar constantemente ‘a la defensiva’ de otros donde presento una dureza en los músculos faciales, donde endurezco todo mi tórax y camino vivazente sin considerar realmente el respiro de vida en tales momentos, puesto que únicamente estoy buscando presentarme como la ‘idea’ de mí mismo que quiero ser y presentar a otros, lo cual indica que no es honesto como uno mismo, ya que estoy manteniendo una ‘postura’ con base a la energía que he generado a lo largo de mi vida como ‘defensa’ a todo aquello que me generó un patrón de miedo a ser atacado, violentado, abusado – y así, haber permanecido hasta ahora como la remembranza de tal sistema de defensa y adoptarlo como ‘quien soy’ ahora, como patrón de mente que requiere de ‘ser más/ presentarse como fuerte/ tozudo’ ya que en realidad, experimento miedo e inferioridad hacia otros –

En esto

Me perdono a mí mismo el haberme permitido y aceptado separarme de otros en el momento en el que he creído que todo juicio que percibí de otros era real y que al yo responder a tal hipotético juicio de otros, en realidad di pie/ cabida a jugar el juego donde unos son más, unos son menos y constantemente están defendiendo su posición, oponiéndose a otros con la finalidad de ser siempre los ‘ganadores,’ lo cual ocurre dentro de la mente de cada individuo y con ello, perpetuando patrones totales de separación donde nunca nos hemos permitido y aceptado parar y preguntarnos: ¿qué nos estamos haciendo?

 

Me perdono a mí mismo el haberme permitido y aceptado existir en una constante lucha interna por ‘mantener mi porte/ personalidad/ presencia’ de una manera que sea siempre percibido como ‘más’ y ‘superior’ y ‘seguro de sí-mismo,’ sin darme cuenta de que siempre fue originado por en realidad estar temiendo a otros constantemente, lo cual indica que todo cuanto he sido hasta ahora no es más que una forma de defensa hacia otros, formulada únicamente en mi mente y que no tiene relación alguna con la realidad en la que existo como un cuerpo físico que no puede ser valuado como ‘más’ o ‘menos’ en realidad.

 

Me perdono a mí mismo el haberme permitido y aceptado dividirme a mí mismo en servir al dios de la mente donde busqué siempre ser el ‘ganador’ y estar por encima de otros e ignorar la realidad de quien y que realmente soy como uno e igual, donde todo cuanto siempre he sido es una conglomeración de células que forman tejidos, órganos y a su vez sistemas que funcionan físicamente debido a que en cada momento, tomo un respiro de oxígeno que me permite obtener los nutrientes necesarios para seguir existiendo. Esto implica que la realidad física de quien soy como un organismo vivo, no tiene relación alguna con la ‘realidad-mental’ que he generado como una forma de constante problema, conflicto, resistencia, fricción y oposición como la batalla dentro de mi mente, continuamente – sin entender ni estar al tanto de cómo es que mi propio cuerpo físico sufre todo pensamiento, acción e intención que genero a nivel mental, ya que siempre he aceptado que ‘la mente es quien soy, sentir es quien soy’ y así, haber dado permiso y aceptado a todo pensamiento correr libremente dentro de mí, generando patrones físicos que ahora veo y comprendo, debo desprogramar mediante el escribir, aplicar el perdón a uno mismo y comprometerme a caminar mi mente para finalmente ver cómo es que llegué a ser ‘esto’ que soy, como una simple máquina que busca su eterna satisfacción a expensas de la sustancia física de vida que es lo que consumo en todo momento para mantener tal fricción, conflicto y batalla mental.

 

Me doy cuenta de que lo que soy como lo físico, no tiene por qué experimentar conflicto alguno, puesto que todas mis células funcionan de manera igual constantemente sin conflicto alguno, lo cual me indica que todo cuanto he sido hasta ahora es el resultado de un proceso de separación/ disociación de mi Fisicalidad hacia un patrón meramente mental donde no tengo aparente ‘autoridad’ hasta que comienzo a tomar el punto de dirección de conocerme a mí mismo a través de la escritura, de aplicar el perdón a uno mismo y así, aprender a vivir en honestidad como uno mismo, aplicando el sentido común en todo momento que es: la consideración de lo que es mejor para todos como iguales.

 

Me comprometo a en todo momento estar aquí en lo físico, respirando, donde pueda observar los pensamientos que tenga en mi mente con respecto a mi realidad, y así poder ir integrando la realización de quien soy como ser físico de manera física, donde no tenga ya que existir como una simple reacción de miedo en forma de defensa/ valentía/ viveza como una forma de mantener mi ‘ego/ personalidad’ en pie, ya que al poder existir en lo físico únicamente, no tendré que ‘presentarme’ de alguna forma hacia otros, sino simplemente caminaré físicamente expresándome en el momento sin considerar juicios ni expectativas de otros sobre ‘quien soy.’

 

Me comprometo a vivir la realización de que ‘quien/ que soy’ no requiere de defenderse, no requiere de auto-alabarse, no requiere de enaltecerse de ninguna forma, puesto que ello únicamente indica una posesión mental la cual soy capaz de poder dar dirección en consideración de quien soy como uno mismo e igual a mi cuerpo físico, que es incondicional en su funcionamiento momento a momento.

 

Me comprometo a parar en todo momento cualquier pensamiento que esté indicando que requiero de ser ‘algo más’ que otros, ya que sabré inmediatamente que estoy participando en el ego/ personalidad como la ‘idea’ de quien creo ser y que no tiene relación alguna con lo que realmente soy como uno mismo e igual a lo físico.

 

Me comprometo a relajar mis músculos faciales, mi presentación física en el momento en el que veo estoy buscando generar una impresión de ‘valentía/ viveza’ sobre otros y estar en realidad mermando mi capacidad de existir como uno e igual a toda mi realidad cuando me permito simplemente respirar y parar todo miedo hacia otros, todo miedo a ser juzgado, a ‘qué dirán’ y así, dejar de participar en los juegos de superioridad e inferioridad que dan pie y cabida al actual sistema total del mundo donde la diferencia de valores es traducida en totales crisis mundiales, ya que no nos hemos aceptado y permitido reconocer que somos uno mismo e iguales en todo momento.

 

Desteni 

Desteni Español

Foro en Español

Sistema Igualitario Monetario 

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

ShareThis