domingo, 17 de junio de 2012

41. El Enemigo Invisible

Me perdono a mí mismo el haberme permitido y aceptarme irritarme por los hábitos y costumbres de otro, sin darme cuenta de que tales hábitos y costumbres debo explorarlos primero dentro de mí mismo y parar así el juicio hacia otros como manera de permanecer en continuo estado de ‘yo estoy bien’ donde creo, pienso y ‘siento’ que cuanto hago y digo está bien/ es lo correcto y lo que otros hacen está mal/ incorrecto.

Me perdono a mí mismo por haberme permitido y aceptado pensar lo que creo/ pienso/ siento que ‘otros piensan de mí’ donde creo un juego dentro de mi mente sobre lo que imagino otros piensan/ creen/ sienten acerca de mí y aceptar que tales pensamientos afecten ‘quien soy’ hacia tales personas, donde al verlos cargo toda la memoria de todos los juicios que creo, pienso y escucho dicen ‘sobre mí,’ dirigiéndome con una predisposición a estar a la defensiva, juzgarlos de vuelta en todo momento, en lugar de respirar, darme un momento para parar el chat mental y entonces poder dirigirme como uno e igual al momento físico hacia otra persona donde no permito ya que lo que he asumido acerca de cuanto creo, pienso y siento piensan sobre mí, lo cual es únicamente creado por mi mente para jugar el mismo juego que creo que ese ‘otro’ está jugando/ incitándome a participar en la interacción del día a día.

Me perdono a mí mismo el haberme permitido y aceptado jugar juegos de la mente donde mantengo una fricción constante con otros en mi realidad donde estoy pensando constantemente que todo cuanto hacen es en relación a mí, para ‘molestarme’ deliberadamente - sin darme cuenta que el único que se molesta soy yo mismo al ser partícipe de tales pensamientos que yo mismo creo en mi propia mente, que les doy seguimiento y toda mi atención en lugar de parar, respirar y darme cuenta que participar en tales pensamientos únicamente me separa más de estar aquí, momento a momento, respirando en el cuerpo físico donde reconozco que coexisto con otros seres y que toda forma de rivalidad y ‘juego de poder’ existe únicamente en mi propia mente de la cual ahora tomo responsabilidad de para entender que soy yo únicamente el creador de mi propio problema/ situación y que al yo parar mi participación en el = la situación dejará de existir porque yo la he creado y alimentado a través del tiempo en mi propia mente.

Me perdono a mí mismo el haberme permitido y aceptado creer que participar en juegos de poder dentro de la mente con otras personas al grado de creer que todo cuanto hacen se relaciona con respecto a querer joderme la existencia, es en realidad creado y alimentado por mí mismo, como una conspiración donde creo que ‘todos están en mi contra,’ sin darme cuenta que tal conclusión está basada en mi propio chat mental donde he acumulado pensamientos, experiencias y más puntos que he asumido son con respecto a mí, donde comienzo a ver enemigos en todo y a todo, pensando que todo el mundo está viéndome mal, esperando a que cometa un error, queriéndome molestar deliberadamente sin entender que únicamente tal abuso y ‘molestia’ puede existir si yo permito y acepto que mis pensamientos, que palabras de otros y mis demás conclusiones mentales – enjuagues cerebrales para parecer la víctima del juego – son creadas por mí mismo y que está en mí el establecer el punto de responsabilidad con respecto a mis propios pensamientos, escribirlos, caminarlos mediante el perdón a uno mismo donde me doy cuenta de que cada punto que asumí con respecto a otros es en realidad sobre mí mismo y que todo juego mental de poder, ha sido alimentado de ‘poder’ por mi propia participación en la mente a lo largo de tiempo y espacio, formando ‘quien soy’ con respecto a ciertas personas en mi mundo y al mundo en general, de lo cual ahora me doy cuenta que soy totalmente responsable de, al haber sido yo el partícipe dentro de la existencia de tal rivalidad a nivel mental, de ver enemigos en todo momento y de estar en sí creándome a mí mismo como mi propio enemigo ya que todo ha sido únicamente creado en mi propia mente.

Me perdono a mí mismo el haberme permitido y aceptado seguir un juego de rivalidad al grado de dejar de hablarle a la persona por años por completo, donde pensamientos como ‘esa persona me tiene envidia, está celoso de mí, quiere tener mi vida, quiere ser como yo, busca desbancarme’ fueron pensamientos constantes a lo largo de un tiempo donde al yo alimentar tales pensamientos de rivalidad y competencia dentro de mí, la competencia se hizo real porque yo la permití y acepté como chat mental dentro de mí. Por ende, teniendo que enfrentar las consecuencias de separarme de otro debido al haber asumido que tal persona estaba buscando toda oportunidad para herirme, para hacerme menos, para molestarme, para evidenciarme de una forma u otra – en ello me doy cuenta que fue la razón en mi propia mente por la cual toda acción que tal persona llevó a cabo en mi presencia, la vería como ‘en contra mía’ específicamente, ya que así me programé y así creé la idea de tal persona dentro de mí mismo.

Veo y comprendo que yo mismo formulé y creé mis propios enemigos en la mente, donde únicamente creé separación de otro debido a los pensamientos, emociones y demás creencias que generé sobre tal persona y el asumir ‘quién soy’ para tal persona que es el haberme reducido únicamente a ser una personalidad que tiene puntos ‘a favor’ y puntos ‘en contral’ para perpetuar la competencia, la rivalidad y el deseo de mantenerme como el ‘ganador’ que es la idea de mí mismo que he perpetuado en todo momento sin darme cuenta, ya que siempre he pensado que ‘yo tengo la razón/ yo estoy bien y todos los demás están mal’

Me perdono a mí mismo el haberme permitido y aceptado generar un estado de completa posesión mental con respecto a la simple presencia en mi realidad de tal persona en mi día a día donde me consumí a mí mismo en una rabia silenciosa, una lucha interna donde únicamente era yo contra mi propia mente y contra todo pensamiento que asumía era lo que la otra persona estaba pensando de mí y deliberadamente creando para ‘hacerme reaccionar/ molestarme’ sin darme cuenta que todo este juego de rivalidad fue creado por mí mismo - lo cual únicamente me llevó a distanciarme de tal persona por años hasta una eventual reconciliación de la cual reconozco no todos los puntos fueron expuestos ya que aún tenía la idea de que ‘yo estaba bien’ y la otra persona estaba deliberadamente queriendo ‘ganarme/ ser más que yo,’ lo cual ahora veo y comprendo fue parte de mi propia participación prolongada en tal chat mental hacia esa persona en específico el cual llegué a creer como ‘real’ – es decir, que tal persona en realidad estaba únicamente buscando molestarme, ganarme con base a tener envidia sobre mi vida, querer lo que yo tengo, ser lo que yo soy donde simplemente todo ello fueron puntos que yo asumí sin tomar responsabilidad por pararlo y dejar de participar en tal chat mental para ver quien soy como uno e igual en el momento de interacción física con tal persona si es que me mantengo en total respiro momento a momento, lo cual implica parar toda forma de continuación en el juego de competencia, rivalidad y deseo de ‘ganar’ sobre un aparente ‘oponente’ que yo mismo he creado y manufacturado con mi chat mental en la mente.

Me perdono a mí mismo el haberme permitido y aceptado creer que toda acción de tal persona estaba dirigida hacia ‘mí’ únicamente y que su propósito era deliberadamente hacerme enojar, desesperarme y verme reaccionar con algún berrinche emocional lo cual nunca me di cuenta que al yo permitir una simple reacción = estaba aceptando el juego como real, sin darme cuenta que en todo momento que un conflicto y fricción existe, no puede ser generado por uno mismo únicamente sino que existen 2 ‘yo’ para crearlo – ya sea yo con mi propia mente, creando tales historias y juicios para generarme un conflicto que he asumido como ‘real’ en todo momento – o yo con otro individuo donde he externalizado una lucha/ conflicto de palabras donde al yo externar mi reacción hacia las palabras de otro = soy parte del juego, lo cual indica que yo soy el único que puede parar la participación en tal juego al estar consciente de que únicamente puedo reaccionar si existo en definición de quien soy como la mente.

Me perdono a mí mismo el haberme permitido y aceptado identificarme con ideas, creencias, juicios de valor y cualquier otra definición creada en mi propia mente como ‘quien soy’ donde al recibir un aparente ‘ataque’ sobre tal punto de definición de mí mismo, reacciono por simple predictibilidad en la cual existo cada vez que me permito y acepto verme únicamente como una serie de patrones y experiencias de mente, hábitos y características como mi ego, mi personalidad que he creído es lo único que soy, sin darme cuenta que es en sí la reacción que genero con base a tal punto de identificación de mí mismo como la mente donde estoy dando total permiso a ser mi mente la que dirija todo el momento con la finalidad de crear un punto de conflicto en lo cual yo me mantenga ‘ocupado en la mente’ y nunca haber considerado parar tal participación porque creía que ‘yo estaba bien y el mundo estaba mal,’ lo cual implica total ego que siempre buscará ganar, estar bien, ser vencedor en todo momento.

Me perdono a mí mismo por haberme arruinado la relación con las personas en todo momento que acepté asumir pensamientos, ideas sobre ‘cómo me ven’ donde yo mismo formulé mis propios enemigos, creyendo que en todo momento estaban buscando y esperando que yo cayera para poder burlarse al respecto y sentirse bien consigo mismos, viéndome a mí mismo como la víctima de tal proceso, sin darme cuenta que en realidad todo ello fue creado por mí mismo, buscando únicamente hacerme ‘sentir bien’ cuando me veía como el ‘afectado’ en tal juego, y a la vez sentirme agobiado por tal juego de rivalidad sin darme cuenta que todo comenzó en mi propia mente y en mi propia aceptación de haber externalizado tal juego como algo ‘real’ en mi realidad.

Me perdono a mí mismo el haberme aceptado y permitido negarme a ver que todo juego de rivalidad únicamente ha existido dentro de mi propia mente, ya que únicamente mi ego puede competir con otra mente – los cuerpos físicos humanos coexisten, más no ‘pelean’ por un territorio, una posición en sí mismos ya que cada uno tiene su espacio en la realidad, lo cual hace a toda forma de rivalidad únicamente un juego de egos en lo cual me doy cuanta parando los pensamientos acerca de tal juego es la forma en la que toda rivalidad y enemistad puede parar.

Me perdono a mí mismo el haberme permitido y aceptado ver al mundo entero como mi enemigo, donde veía personas y en lugar de ver cuerpos físicos de carne y hueso como yo mismo, veía enemigos, ‘malas caras,’ y potenciales agresores ya que todo me parecía estar ‘en contra mío,’ sin darme cuenta que yo fui el único que generó tales patrones de pensamiento dentro de mí mismo y que Nunca fueron en realidad ‘reales,’ ya que toda forma de juicio corresponde a mi propia participación en la mente de los individuos como una mente que está diseñada para generar conflictos y así, permanecer ‘viva’ y alimentándose de la energía generada por mí mismo en mis propios conflictos internos conmigo y mi propia mente.

Me perdono a mí mismo el haberme permitido y aceptado ignorar en todo momento las consecuencias físicas de mi participación en esta constante ‘guerra mental’ donde todo momento que me he permitido reaccionar a las palabras, gestos, ruidos y acciones de otros – o total silencio de otros – como acciones deliberadas para fastidiarme, hacerme enojar y molestarme – o ser indiferentes – lo cual es y ha sido únicamente mi propia definición y juicio hacia otros como forma de crearme un enemigo/ un punto de fricción para mantener a la mente ‘viva’/ activa como forma de permanecer en total esclavitud de mis propios pensamientos, de todo juicio y chat mental que me permití generar con respecto a otros y asumir lo que ‘otros pensaban de mí’ sin darme cuenta de cuánto ignoré mi propio cuerpo físico en todo momento que me permití tal posesión mental de pensamientos, reacciones como emociones ‘en contra de otro,’ sin darme cuenta que el único que recibe las consecuencias y efectos de tal participación mental soy yo mismo.

Me perdono a mí mismo el haberme permitido y aceptado denígrame a mí mismo como vida en todo momento que participo en la mente, en proyectar mis propias ideas, juiciso y creencias sobre otro donde me he empeñado a creer que ‘otros están en mi contra,’ sin darme cuenta que tal creencia únicamente puede existir si yo me he separado inicialmente de otros creyendo que hay algo de mí que pueda tener un ‘contrincante’ o un ‘rival’, lo cual me indica que existo como un ego que se define a sí mismo con ciertas características y que al momento de ser ‘rivalizado’ implica que tales características que ‘creo ser’ están siendo ‘retadas’ y con ello toda reacción implica que yo soy responsable de haberme definido como tal ego/ personalidad que puede ser molestado, herido, violentado por palabras, acciones y pensamientos provenientes de ‘otras mentes’ de individuos que igualmente existen dentro del mismo mecanismo de buscar siempre ganar, estar a la defensiva y crear conflicto con el único propósito de mantenernos ocupado en la separación de la mente y no enfocarnos a ser el cuerpo físico que respira, existe y se dirige a sí mismo en sentido común en todo momento, en lugar de ser ya una víctima de palabras, pensamientos, juicios, creencias como proyecciones de la mente de cada individuo, por lo cual entiendo y comprendo que mis propios pensamientos, creencias y demás puntos que he asumido sobre otro es todo aquello que debo perdonar en mí mismo, ya que reconozco que yo mismo fui el creador de ello y nadie más.

Me comprometo a parar todo chat mental con respecto a toda idea, juicio, creencia, emoción que emerja cuando veo a tal persona en mi realidad, ya que me doy cuenta de que las guerras en este mundo comienzan al grado de pensamiento y que todo conflicto que mantenga dentro de mí mismo hacia mí mismo como otras personas, es dar permiso a la guerra misma para existir, ya que el principio de la guerra es la separación de uno mismo – y lo que hago en todo conflicto y pelea en contra de otros, es aceptarme como separado de otros para poder así, rivalizarlos y buscar ‘ganar’ / vencer como forma de poder sobre otro, lo cual es absoluta separación inaceptable ya en este mundo.

Me comprometo a tomar responsabilidad de todo pensamiento que genere en presencia de otro individuo en mi realidad, donde utilice tales pensamientos para escribirlos, caminarlos a través del perdón a uno mismo y aplicar el proceso de aplicación correctiva donde me de a mí mismo una dirección práctica para parar los pensamientos hacia otros y dirigirme a continuar la participación con otros en mi realidad de manera física únicamente, donde en lugar de mantener un conflicto interno, respiro y me dirijo a escuchar y hablar con otros como una comunicación donde me asegure de que todo pensamiento sea considerado como un punto a personar para eventualmente poder comunicarme con otro estando en silencio dentro de mí, lo cual podré ver y entender una vez que haya caminado el proceso de aplicación correctiva a través del tiempo y de caminar en experiencias reales de mi vida diaria, donde el nuevo patrón de vida de parar todo juicio sea mi guía para vivir, para comenzar a establecer el Sentido Común como principio de vida: siempre existir, actuar, pensar y hacer lo que es mejor para todo.

En ello me doy cuenta de que está en mi parar mi propia rivalidad y enemistad con mi propia mente como mis propios pensamientos – con ello entiendo y comprendo que únicamente a través de establecer mi propia comunicación conmigo mismo, conocerme a detalle mediante el escribir, el perdonarse a uno mismo y caminar el proceso de aplicación correctiva podré establecerme como el principio director de mí mismo donde dirección de mí mismo implica tomar responsabilidad de todo pensamiento, palabra y acción que permita existan en y como yo mismo en consideración de lo que es mejor para todos como uno mismo, entendiendo que toda guerra, toda rivalidad comienza por uno mismo –

Me doy cuenta de que en igualdad las guerras simplemente no pueden existir – y que es a través de promover el sentido común que es dar a otros lo que queremos recibir de otros en igualdad y ser aplicado/ vivido por cada ser humano lo que es en realidad un cambio potencial en cada ser humano para y hacia la totalidad del mundo.

Me comprometo a caminar conmigo mismo este proceso donde dejo de alimentar el constante ir y venir y flujo de reacciones hacia otros como pensamientos en mi mente secreta, para entonces establecer como individuo que está dispuesto a Vivir y no y alimentar con mi propia participación los juegos de fricción de la mente que son los quehan mantenido a la totalidad del planeta en continua pugna, competencia y rivalidad de poder.

Me comprometo a darme cuenta cómo es que el valor que hemos impuesto a nuestro propio cuerpo es visible de acuerdo a las definiciones que he creado sobre quien soy, por ende me comprometo a ver quién soy como cada personalidad que se ‘presenta’ con cada persona en mi realidad, ya que entiendo y comprendo que es dentro de la familia, dentro de mis relaciones más cercanas donde existe la mejor oportunidad de establecerme como mi propio punto de dirección y con ello, de apreciación de lo que es realmente vivir y la consideración de la vida en igualdad en todo momento que respiro y me doy cuenta de que estoy aquí en lo físico y que toda pelea existe únicamente en mi mente.

Para mayor información y apoyo en este proceso:

Desteni

Desteni Español

Foro en Español

Desteni I Process 

 

scare

No hay comentarios:

Publicar un comentario

ShareThis