martes, 19 de junio de 2012

42. La Vida es Insípida

Me perdono a mí mismo el haberme permitido y aceptado creer, pensar y percibir que la vida sin emociones y sentimientos es insípida.

Me perdono a mí mismo el no haberme permitido y aceptado entender que realmente siempre he sido adicto a las experiencias como vida, donde todo cuanto hago y he buscado en mi vida son experiencias como sinónimo de vida, sin darme cuenta que todo este mundo camina al revés y que toda experiencia es en realidad delegar mi propia dirección a un sistema de conciencia de mente que es en lo que me he aceptado y permitido convertirme al buscar energía para mantenerme vivo como la mente, y nunca como la vida en realidad.

Me perdono a mí mismo el haberme permitido y aceptado creer que mi vida se podía medir de acuerdo a la cantidad de experiencias, memorias y relaciones que formara en mi vida, sin darme cuenta que la existencia de relaciones está basada en un punto de separación mediante la identificación de algunos aspectos definidos/ limitados por la misma mente, donde quien soy realmente como la vida es relegado a un ‘segundo plano’ donde utilizo únicamente mi cuerpo físico como vehículo para generarme experiencias mentales, en lugar de darme cuenta de que lo que realmente soy es la Fisicalidad de mi cuerpo y que el pensar, sentir y experimentar emociones es en realidad consumir mi propio cuerpo/ esencia de vida como combustible para generarme un ‘sabor’ en mi vida como una experiencia.

Me perdono a mí mismo el haberme permitido y aceptado buscar un ‘sabor’ a mi vida mediante emociones, relaciones y experiencias energéticas – negativas o positivas – para mantenerme en un constante ‘estado anímico,’ donde reduzco mi existencia/ mi ser aquí a un ‘me siento’ / ‘pienso que’ / ‘deseo’ y con ello indicar que estoy existiendo como la mente que siempre busca un ‘algo’ para satisfacerse como sistema de energía, sin darme cuenta que en todo momento que ‘cedo’ participar en mi mente, estoy deliberadamente siendo negligente hacia mi propia vida, mi propio cuerpo físico que relego a un fondo que doy por sentado ‘siempre existirá ahí’ mientras busco mis experiencias, lo cual es precisamente lo que hemos hecho con respecto a todo nuestro mundo, donde lo único que hemos alabado y valorado es la energía en forma de dinero/ experiencias/ conocimiento como algo superior, ya que es mediante las experiencias que hemos impreso a las palabras que nos hemos separado de quienes somos como la palabra viva, porque en lugar de expresarlas como uno mismo, las usamos para buscar/ conseguir/ obtener una experiencia mental a través de ella.

Me perdono a mí mismo el haberme permitido y aceptado deliberadamente ignorar que el ‘sabor’ de mi vida es en realidad el abuso que permití existiera dentro de mí en la forma de pensamientos, emociones y sentimientos que busqué experimentar como sinónimo de ‘vivir/ estar vivo’ sin nunca antes haberme dado cuenta cómo es que en este proceso de búsqueda de mí mismo en un punto exterior a mí, me separé aún más de quien soy como cuerpo físico que respira y que existe aquí, sin tener que pensar, sentir o buscar una ‘verdad’ para existir.

Reconozco y me doy cuenta que la realidad de mi cuerpo físico es lo que soy, y que únicamente he definido ‘vivir’ como ‘experimentar emociones, sentimientos, pensar, desear, buscar, etc.’ Como forma de mantener a mi mente en la dirección y ocupación total de mi ser- por ende vero que este proceso es parar mi participación en tales experiencias mentales y devolverme a mí mismo a la Tierra, donde cada respiro que tomo es un proceso de concientización y toma de responsabilidad de nuestra actual co-creación a nivel mundial, donde la solución a la vida está y existe a un respiro de distancia de momento a momento para ser y vivir la corrección necesaria para vivir.

Me comprometo a darme a mí mismo de vuelta la vida que usé, desperdicié y abusé en la búsqueda de experiencias como ‘memorias,’ como un ‘sazón’ a mi vida debido a ser enseñado desde pequeño a buscar la satisfacción de mis sentidos en todo momento, generándome como un adicto al estímulo de los sentidos para generar experiencias, sin darme cuenta que todo este mundo estaba realmente funcionando como tal, la Tierra de los Zombis – y que es ahora que estamos dándonos cuenta de nuestra realidad que podemos ver la falacia de las experiencias que tienen un principio y un fin, en lugar de dedicarnos a ver cómo es que es posible vivir físicamente en nuestros cuerpos sin tener que constantemente buscar, querer crear, pensar, sentir y desear algo en separación de uno mismo.

Me comprometo a exponer de qué manera el vocabulario ha apoyado a la creación de la separación de uno mismo, donde algo ‘insípido’ es aquello que realmente implica la simpleza de existencia – sin embargo la palabra implica que ‘le falta sabor/ sazón’ y a eso es lo que he denominado antes como ‘experiencia,’ y que ahora entiendo que tal experiencia es meramente mental = una falacia. Así que me comprometo a comenzar a ver quién soy con respecto a las palabras que uso, en qué momento las uso, quién está en mi presencia y así al escribirlo, poder caminar un proceso de total re-conocimiento de quienes somos como uno mismo e iguales a la vida.

 

Me comprometo a caminar el proceso de escribir, perdón a uno mismo y acción correctiva y así, exponer qué tan adictos hemos sido a existir como la mente y no como la simpleza de vida en cada respiro – momento a momento – y con ello entender cómo es que existimos en un sistema de consumo despiadado donde cada deseo, cada ‘antojo’ es parte de mi propio ‘mantenimiento de mente’ como parte de mantenerme ocupado en el deseo y necesidad generada por la mente, lo cual es aquello que debo parar para poder realmente comenzar a redefinir qué es vivir en y como el respiro de vida.

 

Desteni

Desteni Español

Foro en Español

 

PIC_0086

2 comentarios:

  1. wow!! genial Marlen , así es la vida es insípida como el agua , gracias por exponerlo así ,un saludo!

    ResponderEliminar

ShareThis